Walter Ormeño y Guillermo "Memo" Hernández, dos personajes del fútbol costarricense que fallecieron en enero del 2020 (foto montaje de Mario Calvo Castro).

Pregunta:
A principios de enero del 2020 fallecieron el exjugador Guillermo ‘Memo’ Hernández y el extécnico Wálter Ormeño, quienes estuvieron vinculados al Deportivo Saprissa. Me gustaría conocer detalles de sus carreras deportivas.
Jorge Cunillera Canalías (Guadalupe de Goicoechea, San José). 

Guillermo Memo Hernández y Wálter Ormeño estuvieron, efectivamente, vinculados al Deportivo Saprissa, pero no coincidieron en la Primera División del popular y exitoso club josefino, pues el primero lo hizo como futbolista en las décadas de 1950 y 1960; y el segundo estuvo poco tiempo en el banquillo morado en 1986.

A continuación, un breve historial deportivo de ambos personajes.

WÁLTER ORMEÑO ARANGO

Wálter Ormeño cumplió en México su última etapa como futbolista, entre 1959 y 1964. Allí fue portero del América, Zacatepec, Atlante y Morelia (foto archivo de Rodrigo Calvo).

Nacido en Lima, Perú, el 3 de diciembre de 1926, el corpulento Francisco Wálter Ormeño Arango era llamado popularmente El Gigante de Ébano y se convirtió en los uno de los míticos personajes que han desfilado en el fútbol latinoamericano.

Debutó en el fútbol profesional en Universitario de Deportes, club donde consiguió dos títulos. Luego emigró a Colombia para jugar por el Huracán de Medellín; volvió a su país con el Mariscal Sucre y pasó a Boca Juniors, Rosario Central (Argentina) y Alianza Lima, con el que obtuvo el Campeonato Peruano de 1954.

Ormeño participó en 13 partidos entre 1949 y 1957 con la camiseta de la selección inca, al registrar encuentros de la Copa América de 1949, en la que su país ocupó el tercer lugar.

En México es toda una leyenda. Allá llegó a partir de la temporada 1959-1960 para defender a América, Zacatepec, Atlante y Morelia. Tuvo un corto período con el Montreal de Canadá en 1961 y se retiró como futbolista activo en 1964, para asumir la faceta de técnico.

Luego impuso un récord que hasta ahora ningún entrenador logró superar: el peruano es el único que dirigió a América, Pumas, Cruz Azul y Chivas de Guadalajara, los cuatro grandes de la Liga MX.

También hizo historia en Guatemala desde 1970 y ganó seis títulos en el fútbol chapín, cinco con el Comunicaciones en 1971, 1972, 1979, 1991 y la Fraternidad Centroamericana en 1971; y uno más con Municipal en 1989. 

Además, dirigió en Costa Rica al Deportivo Saprissa en 1986 y a Santa Bárbara en la campaña 2001-2002, con poco suceso. Aquí lo hizo en 33 juegos, de los cuales ganó nueve, empató 13 y perdió 11, según las estadísticas de Gerardo Coto, de la Unafut. Dejó los banquillos en el 2002.

El club peruano ‘Walter Ormeño’ de Cañete lleva su nombre. Un nieto suyo, Santiago Ormeño, de 25 años, busca seguir sus pasos, por el momento, es parte de los Lobos Buap de Puebla. También formó parte de Pioneros de Cancún y Pumas. Murió a los 93 años en México.

GUILLERMO “MEMO” HERNÁNDEZ ASTORGA

Guillermo “Memo” Hernández (derecha), de Saprissa, intercambia banderines con el capitán del Banfield argentino, en el amistoso en el Estadio Nacional que finalizó 0-3 a favor de los visitantes, el 25 de diciembre de 1964 (foto archivo de José A. Pastor).

Nació en San José el 11 de octubre de 1933. Era de Barrio México y debutó en la Primera División del Club Sport La Libertad a finales de la década de 1940.

Memo –como defensor– llegó al Deportivo Saprissa en 1950, procedente del equipo liberto, y apenas tenía 16 años. Poco más de un año después ya entrenaba con el cuadro principal morado. Sumó Juegos en primera: 126 juegos oficiales y sólo marcó cuatro goles, de acuerdo a Gerardo Coto, periodista e historiador de la Unafut.

Podía ser alineado como defensor, volante o delantero, porque era polifuncional y cumplía en cualquier puesto como si hubiera jugado en esa posición toda la vida. No era un ídolo de la afición saprissista, pero era un peón que trabajaba de lleno por el éxito de su equipo, según describió el periodista José Antonio Pastor.

Con el Saprissa fue campeón cinco veces, en 1952, 1953, 1957, 1962 y 1964, año en que decidió retirarse del balompié activo para dedicarse a su otra gran pasión, la formación de nuevos valores.

Igual fue dos veces monarca de la Copa Presidente, en 1960 y 1963, y del certamen de Campeón de Campeones en 1963, sin olvidar que le dio la vuelta al mundo con los tibaseños en 1959.

También fue seleccionado nacional a partir de su debut en 1959. Disputó cinco partidos internacionales de clase A, entre amistosos, juegos eliminatorios al Mundial de Chile 1962 y el primer Norceca de Naciones de la Concacaf en 1963, que Costa Rica ganó en forma invicta en El Salvador.

Memo Hernández falleció en la misma fecha que Ormeño, el pasado 4 de enero, en San José. Tenía 86 años de edad.

¡Haga su consulta!

Escriba al periodista Rodrigo Calvo a los correos rodrigoc.buzon@gmail.com y rodrigo@buzonderodrigo.com.

Artículo anteriorSurf, boxeo y fútbol aportan a mejores atletas del primer cuatrimestre del 2020
Artículo siguienteObituario: Kobe Bryant ayudó a que la NBA conquistara el mundo
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).