Frente a los dos capitanes, el tico Juan José Gámez y el chapín Jorge "Grillo" Roldán, el árbitro mexicano Abel Aguilar lanza una moneda al aire para decidir el boleto a la olimpiada México' 68. La suerte favoreció a Guatemala. (Revista Sol y Sombra)

Un día como hoy, el 2 de junio de 1968, la esperanza de la selección costarricense de fútbol de clasificar por primera vez a unos Juegos Olímpicos se vio truncada de manera ingrata durante la eliminatoria regional hacia México ’68, cuando el lanzamiento de una moneda al aire decidió el destino de la Tricolor.

Aquella eliminatoria representó el primer contacto de Costa Rica con el fútbol olímpico. El camino comenzó entre octubre y diciembre de 1967, cuando enfrentó la primera ronda eliminatoria contra Haití, al que venció 3-1 en San José, pero cayó 2-3 en Puerto Príncipe.

La ajustada clasificación por diferencia de goles provocó la salida del seleccionador Rodolfo Ulloa y la llegada de Mario Catato Cordero en su lugar para enfrentar la segunda ronda ante Guatemala.

El 26 de mayo de 1968, en el estadio Doroteo Mateo Flores, la Selección cayó 0-1, con gol de Rolando Valdez (minuto 29), y llegó obligada a ganar por diferencia de dos goles en nuestra capital para clasificar a México ’68.

El equipo tico que cayó frente a Guatemala, el 26 de mayo de 1968 en el estadio Mateo Flores. Arriba, orden usual: José Joaquín “Pachico” García (auxiliar), Rodrigo Pacheco López (kinesiólogo), Álvaro Grant McDonald, Heriberto Rojas, Edgar Zúñiga, Eduardo “Mudo” Umaña, Giovanni Rodríguez, Rodolfo Umaña, Ismael “Melo” Quesada (preparador físico)y Mario “Catato” Cordero (entrenador). Abajo: Wálter Elizondo, Juan José Gámez, Francisco “Chico” Hernández, Víctor Manuel Ruiz, Leonel Hernández y Roberto Cossio (masajista). (Revista Sol y Sombra)

El domingo 2 de junio, en un abarrotado Estadio Nacional, tuvieron que disputarse 120 minutos para definir al clasificado.

Apenas a los cinco minutos, Guatemala abrió el marcador, por intermedio de Jorge Grillo Roldán y puso todo cuesta arriba para Costa Rica.

Dos jugadas de pelota quieta (un tiro libre al 18′ y un penal al 47′), le permitieron a Leonel Hernández darle vuelta al marcador. El 2-1 en los 90 minutos extendió el cotejo a tiempos extra.

En el alargue, Hugo Torres volvió a poner arriba a Guatemala en el global (93′), pero Wálter Elizondo emparejó la cifras seis minutos después con sólido frentazo. Y el marcador no se movería más.

El global de 3-3 requería de un desempate y, para esa ocasión, no existía la definición por penales. En el centro del campo, frente a los dos capitanes, el tico Juan José Gámez y el chapín Jorge Grillo Roldán, el árbitro mexicano Abel Aguilar recurrió entonces al lanzamiento de una moneda panameña (cinco céntimos de balboa) para decidir el boleto a la olimpiada.

Gámez eligió corona, Roldán escudo… Se lanzó la moneda al aire y cayó ladeada. Volvió a tirarse. Gámez cambió y eligió el lado del “5”, Roldán se quedó con el escudo. Se la lanzó por segunda vez la moneda y… ¡cayó escudo!

La suerte favoreció a Guatemala que alistó su equipaje a México, donde cumplió un gran papel logrando la proeza de clasificar a cuartos de final.

“Recuerdo que la primera vez, la moneda cayó de canto. La segunda vez cambié la decisión y la suerte favoreció a Guatemala. Fui uno de los que no alcanzó a ver nada… En el zacate costó mucho ver la ficha, luego se escuchó el grito de los chapines de que habían ganado. Yo vi al árbitro y me indicó que la moneda había caído del lado de Guatemala. Me fui con los compañeros para el vestidor. Se pueden imaginar lo que sentíamos al ver frustradas nuestras ilusiones por una moneda”, contó Gámez en 1988 al diario chapín El Deportivo.

Para colmo, esa ingrata moneda panameña fue enviada por el ártitro Alvar Macís, a los salones de la FIFA, en Zurich, Suiza, donde quedó como recuerdo de un momento insólito en la historia del fútbol.

Francisco “Chico” Hernández vence al arquero haitiano, Edner Charles, durante el primer juego de la ronda preliminar olímpica hacia México ’68. Costa Rica ganó 3-1 en el Estadio Nacional (foto revista “Sol y Sombra”).

Partido del recuerdo

Costa Rica: 3
Guatemala: 2

Fecha: Domingo 2 de junio de 1968.
Sede: Estadio Nacional, de La Sabana, San José.
Motivo: Segunda ronda de la eliminatoria de la Concacaf hacia el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de México 1968.

Alineaciones:
Costa Rica: Rodolfo Largo Umaña; Giovanni Rodríguez, Wálter Elizondo, Heriberto Rojas y Enrique Briceño; Juan José Gámez, Fernando Príncipe Hernández; Walford Wally Vaughns, Víctor Manuel Cholo Ruiz, Eduardo Mudo Umaña (Jaime Jimmy Grant) y Leonel Hernández. Director técnico: Mario Catato Cordero.

Guatemala: Rodolfo Nixon García; Alberto López Oliva, Horacio Hasse Ovalle, Lijón León de León y Roberto Ochoa; Hugo Montoya y Hugo Torres; Jorge Grillo Roldán, Jorge Hurtarte, Edgar Chacón y Rolando Valdés. Director técnico: César Viccino.

Árbitros: Abel Aguilar (México), central; Carlos Francisco Molina (Costa Rica) y Jorge Méndez (Guatemala), guardalíneas.

Goles: 0-1: Jorge Grillo Roldán, a los 5′ (Guatemala). 1-1: Leonel Hernández, de penal a los 18′ (Costa Rica). 2-1: Leonel Hernández, a los 47′ (Costa Rica). 2-2: Hugo Torres, a los 93′ (Guatemala). 3-2: Wálter Elizondo, a los 99′ (Costa Rica).

Incidencias: Se jugaron 120 minutos, los primeros 90 concluyeron 2-1 y los tiempos extra 1-1. El primer partido en Guatemala lo ganaron los chapines 1-0, para un marcador global de 3-3. Por el desempate, Costa Rica quedó eliminado por el lanzamiento de una moneda que favoreció a Guatemala.
Asistencia: 36.325 aficionados.

Tras el lanzamiento de la moneda panameña, Guatemala celebró en forma eufórica hace 52 años la clasificación a las Olimpiadas de México 1968, mientras que la frustración pasó a las filas costarricenses. El volante chapín Hugo Torres, autor de uno de los goles del duelo, fue alzado en hombros en el Estadio Nacional (foto revista “Sol y Sombra”).

FUENTES CONSULTADAS: Libros “Aventura Tricolor: Juegos Olímpicos, Historia de la Selección Nacional de Fútbol de Costa Rica” (1994), de Rodrigo Calvo y Mayela Solano; fascículo Nº 6 de la serie coleccionable del diario “La Nación “Tiempos de Selección” (1997), elaborada por Rodrigo Calvo; y tomo Nº 8 “Selecciones ticas en Eventos Mundiales”, de la serie coleccionable “Huellas del fútbol tico” (2009); y ediciones de la revista “Sol y Sombra” (1967 y 1968).

Artículo anteriorShirley Cruz alzó su primer trofeo de Champions en Londres
Artículo siguienteEl truncado paso de Mario Kempes por el fútbol de Costa Rica
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).