La sonrisa de Sylvia Poll en 1988, cuando lució orgullosa la medalla de plata en la piscina olímpica del Indoor Swimming Pool de Seúl, Corea del Sur. Símbolo de la hazaña deportiva alcanzada por ella hace 34 años en los Juegos Olímpicos de Verano (foto revista deportiva 'Triunfo', tomada por Juan José Aguilar; archivo de Rodrigo Calvo).

Cuando Sylvia Úrsula Poll Ahrens arrasó en los Juegos Deportivos Panamericanos de Indianápolis, Estados Unidos, en 1987, apoderándose de ocho medallas, todos en Costa Rica vaticinaron que a la campeona de la piscina en los años 80 le llegaría su ansiada gloria olímpica. Y el pronóstico se cumplió.

Al mediodía del 21 de setiembre de 1988, hace 34 años en la piscina olímpica del Indoor Swimming Pool, de Seúl, Corea del Sur, los Juegos Olímpicos vieron por primera vez la entrada de Costa Rica en su vasto libro de ganadores de medallas. Era el comienzo de una nueva era, en la que ya se formaba parte del concierto mundial del deporte.

“Ganar la primera medalla olímpica en la historia de Costa Rica fue un logro de muchísimo orgullo para mí . El poder participar en mis primeros Juegos Olímpicos, obtener los resultados que conseguí y, además de eso, poder ganar la medalla de plata en Seúl ’88 no solo me llenó de muchísimo orgullo, sino que me permitió representar a Costa Rica y ponerlo en el mapa deportivo del mundo”, declaró para este sitio Sylvia con felicidad desde Ginebra, Suiza, donde radica y es funcionaria de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo especializado del Sistema de las Naciones Unidas.

Su mentor y estratega, Francisco Rivas, siempre la apoyó y aquella vez lo hizo cerca de la piscina con un letrero voluminoso que la sorprendió: “¡Vuelva, Sylvia, vuela!”. Y ella, literalmente, voló. Eran las 12:30 p. m. en Corea del Sur, del 21 de setiembre, y a las 9:30 p. m. en Costa Rica, del día 20 (hay 15 horas de diferencia entre un país y otro), dentro de un horario especial que entonces había pedido expresamente la cadena estadounidense NBC (National Broadcasting Company, Incorporated) para emitir en directo las finales de la natación olímpica de Seúl.

Con ritmo franco en los 200 metros libres, Sylvia no lo defraudó y logró convertirse en la primera deportista costarricense que subió al podio olímpico y provocó que el pabellón nacional ascendiera, un honor que la bañó en plata.

”Sigue siendo impresionante tener ese enorme honor y la bendición de ser la primera medallista de la historia de Costa Rica”, expresó ella desde Suiza, en un comunicado de prensa que divulgó hace cuatro años el Comité Olímpico Nacional (CON), en el 30 aniversario de su proeza olímpica. “Después de 30 años, tengo solo agradecimientos por la enorme bendición de haber representado a Costa Rica y ganar esa primera medalla en unos Juegos Olímpicos. Agradezco al equipo de trabajo, a la familia y a las compañeras de trabajo que ayudaron en este largo proceso de mucho esfuerzo y sacrificio”, añadió en un video que envió el mismo organismo en el 2018.

Entonces, la esbelta rubia –de 1,96 metros– estaba a tres días de cumplir los 18 años. Cuando ella los cumplió aún estaba en Seúl y la Embajada de Costa Rica le preparó un queque y su entrenador Frank Rivas le entregó bolsas con mensajes que los ticos le enviaron por el antiguo telefax, que todavía conserva amarillentos en el país.

La medalla de plata y la gloria fueron suyas, al superar en la final a competidoras de Alemania Oriental (tercer lugar), Estados Unidos (cuarto y sexto puestos), Unión Soviética (quinta casilla), Alemania Occidental (sétima posición) y Francia (octavo lugar).

Poll se comportó en forma maravillosa aquella tarde inolvidable y entró segunda, con tiempo de un minuto, 58 segundos y 67 centésimas, ubicándose entre dos alemanas orientales, Heike Friedrich (ganadora del oro) y Manuella Stellmach (bronce). Sylvia lo consiguió 52 años después de que Costa Rica interviniera por primera vez en las Olimpiadas de Berlín, Alemania, en 1936, con Bernardo de la Guardia en esgrima.

“Todo lo veo desde dos perspectivas. Era una niña de 17 años, en mis primeras Olimpiadas. Me había preparado muy bien. Era impresionante tener ese enorme honor y la bendición de ser la primera medallista de la historia deportiva de Costa Rica. Ahora soy una persona madura que acumula experiencias diversas de tipo laboral y personal“, revivió la mayor de la familia Poll Ahrens, en un reportaje publicado en la Revista Dominical, del diario La Nación, el 29 de julio del 2012.

En otra charla periodística para la misma publicación, que concedió un año después de Seúl 1988, Sylvia rememoró las sensaciones de su gesta inolvidable:

“Lo recuerdo casi todo. Vivo cada brazada de la misma competencia; el toque, el acto de entrega de las medallas. Después del final miré tres, cuatro y hasta cinco veces la pizarra electrónica. La medalla es la representación material de lo que hice: fui segunda del mundo y mejoré mis tiempos”.

En la competencia anterior de 1988, los 100 metros libre, la actuación de Poll llenó las expectativas. Se clasificó en la sexta casilla en el heat eliminatorio y comenzó a cumplir con su promesa previa: llegar a una final olímpica y mejorar el sétimo lugar de su antecesora, María del Milagro París, en Moscú 1980.

La prueba, sin embargo, fue una desilusión para ella. Nadó llena de esperanzas, pero la fortuna se interpuso en su desempeño pues sus anteojos se llenaron de agua, por lo que ocupó el quinto puesto. Para los 100 dorso, se ubicó en el sexto lugar, mientras que no le fue bien ni se clasificó a las finales con sus compañeras en los relevos 4×100 libre y 4×100 combinado individual.

SUS COMIENZOS EN LA NATACIÓN

Los buenos antecedentes no siempre la acompañaron. En sus comienzos en el Club Cariari, a la edad de nueve años en 1979, Sylvia Poll tomó esta disciplina como un pasatiempo, con “una actitud poco profesional, irresponsable e indiferente”, de acuerdo a sus propias palabras.

Sin embargo, tres años después, el panorama cambió para ella. Terminó el escaso interés deportivo e inició una transformación personal, sobre todo en cuanto a disciplina y planificación del entrenamiento. Junto a su exigente y metódico entrenador, Francisco Rivas, se fijó objetivos y los cumplió al pie de la letra.a

Antes de su primera incursión olímpica, los galardones abundaron. El arranque se ofreció en el Mundial de 1986 en Madrid, España, donde terminó sexta y obtuvo tres décimos lugares.

Un año antes, en 1985, sufrió por un enorme error administrativo cometido por un federativo de la natación tica, que casi la impulsa al retiro prematuro del deporte ya que, esa vez, le impidió nadar en cuatro pruebas del XIV Campeonato Centroamericano y del Caribe de Natación (CCCAN), disputado en Oaxtepec, México.

Sylvia tuvo su gran revancha cuando ganó diez preseas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 1986, en Santiago de los Caballeros, República Dominicana. Después la declararon la mejor atleta panamericana en la edición de Indianápolis 1987, unas justas que, con ella a la cabeza, obtuvo ocho preseas y tuvo un momento épico cuando Costa Rica ganó plata sobre Canadá, en el emocionante relevo libre de 4×200, con el esfuerzo añadido de Natasha Aguilar, Marcela Cuesta y Carolina Mauri.

En ruta a la histórica medalla de plata en la Olimpiada de Seúl, Poll cumplió cuatro fogueos previos de altísimo nivela, en tres ciudades estadounidenses (Cincinnati, Miami y Los Ángeles) y en Edmonton, Canadá. Siempre lo hizo junto a sus compañeras del Club Cariari: su hermana Claudia, Montserrat Hidalgo y las citadas Marcela Cuesta, Natasha Aguilar y Carolina Mauri, entre otras.

La capital cubana la vitoreó cuatro años después, en la justa panamericana de 1991 en La Habana. En esa ocasión, se hizo dueña del oro en los 100 metros dorso. Lo mismo sucedió en el Mundial de Australia 1991, cuando consiguió –en una prueba de introducción– el segundo lugar universal en 50 metros dorso y el sexto en los 100 dorso.

El camino del adiós definitivo de la natación estuvo bien para Sylvia Poll Ahrens. Las Olimpiadas de firmaron la recta final de su brillante carrera en la piscina. Las citas de 1988 en Seúl, Corea del Sur, y de 1992 en Barcelona, España, enmarcaron grandes diferencias. No hubo medallas esta vez en las justas ibéricas, pero sí se logró el quinto lugar en los 200 metros dorso.

No hubo más; el retiro definitivo de la natación se produjo en febrero de 1994, aunque su historia, leyenda y ejemplo seguirán vivos en los corazones de los costarricenses.

La estirpe familiar como leyenda tica en las Olimpiadas la continuó luego su hermana, Claudia Poll, quien se consagró en la misma prueba (200 m libre) al ganar la medalla de oro en las justas de Atlanta 1996 y dos de bronce en los 200 y 400 libres. Hasta ahora, solo las hazañas de las Poll pusieron al país en lo más alto del podio olímpico; sin embargo, no hay como ser la primera y Sylvia quedó grabada en la historia hace 34 años como la primera medallista olimpica de Costa Rica con una de plata que vale oro.


GALERÍA DE FOTOS: LA HISTÓRICA GESTA DE SYLVIA POLL EN SEÚL 1988

Sylvia Poll en Seúl
La sonrisa de Sylvia Poll en 1988, cuando lució orgullosa la medalla de plata en la piscina olímpica del Indoor Swimming Pool de Seúl, Corea del Sur. Símbolo de la hazaña deportiva alcanzada por ella hace 34 años en los Juegos Olímpicos de Verano (foto revista deportiva ‘Triunfo’, tomada por Juan José Aguilar).
Sylvia Poll en Seúl
Sylvia Poll (segunda, de izquierda a derecha) se concentra para nadar los 100 metros libres en las Olimpiadas de Seúl, hace 34 años, el 18 de setiembre de 1988, cuando enfrentó a la estrella alemana oriental Kristin Otto (es la tercera en la foto), ganadora del oro en la prueba. Ese día, la costarricense ocupó el quinto lugar en la final, para superar entonces el sétimo lugar de María del Milagro París en Moscú 1980 (reproducción de la revista deportiva ‘Triunfo’).
Sylvia Poll en Seúl
Sylvia Poll saluda al público en Seúl en Seúl, Corea del Sur, mientras caminaba hace tres décadas al podio olímpico en su calidad de medallista de plata, en los Juegos de 1988. Junto a ella, la alemana oriental Heike Friedrich, quien ganó la presea de oro en los 200 m libre (foto archivo La Nación, en foto tomada por Juan José Aguilar).
Sylvia Poll no se cambiaba por nadie, hace 34 años, el 21 de setiembre de 1988. Lucía satisfecha al mostrar su premio olímpico de plata en los Juegos de Seúl, Corea del Sur, a la par de las alemanas orientales, Heike Friedrich, medallista de oro en los 200 m libre, y Manuella Stellmach, ganadora del bronce (foto tomada del fascículo ‘La Nación: 50 años en el Deporte, 1946-1996’).
Sylvia Poll posa con la medalla de plata ganada en Seúl, Corea del Sur, junto a su entrenador y mentor, Francisco Rivas, frente a la piscina del Indoor Swimming Pool de Seúl, Corea del Sur. Rivas es el tico que asistió a más Juegos Olímpicos, en ocho ocasiones (reproducción de la revista deportiva ‘Triunfo’).
Hace 13 años, en febrero del 2009, Sylvia Poll recibió un homenaje tardío del Comité Olímpico Nacional (CON), para conmemorar su proeza deportiva de la medalla de plata en los Juegos de Seúl 1988, y se le entregó la medalla al Mérito Olímpico, en una ceremonia con el jerarca del CON, Henry Núñez (izquierda), y el entonces Presidente de la República, Óscar Arias (foto Ólman Mora, Prensa del CON).
Sylvia Poll hoy
Sylvia Poll aparece en mayo de 2012 en el “Palacio de las Naciones”, el edificio principal de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza; ella era, entonces, la embajadora alterna de la Misión de Costa Rica. Hoy labora en la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo especializado del Sistema de las Naciones Unidas (Archivo de Rodrigo Calvo; foto cortesía del periodista Carlos Villalobos).
El letrero electrónico del Indoor Swimming Pool de Seúl, Corea del Sur, le dio la bienvenida hace 34 años a la disciplina de la natación durante los Juegos Olímpicos de 1988. Una pequeña delegación costarricense, encabezada por Sylvia Poll, participó en las competencias esa vez (foto revista deportiva ‘Triunfo’, tomada por Juan José Aguilar).
Sylvia Poll en Seúl
Sylvia Poll se dispone a salir de la piscina del Indoor Swimming Pool de Seúl, Corea del Sur, luego de ganar hace 34 años la presea de plata en los Juegos de 1988. Siempre evidenció carácter y ánimo de campeona para brillar en las justas olímpicas (foto revista deportiva ‘Triunfo’, tomada por Juan José Aguilar).
Una orgullosa Sylvia Poll en el podio de los triunfadores olímpicos, cuando hace 34 años levantaba su mano derecha para saludar al público tico reunido en el Indoor Swimming Pool, de Seúl, Corea del Sur. A su lado, la vencedora del oro, la alemana oriental Heike Friedrich. Un momento histórico que detuvo una larga sequía en el deporte tico sin figurar en el podio, tras 52 de frustraciones en las justas olímpicas (foto archivo La Nación, en foto tomada por Juan José Aguilar).
Una alegre Sylvia Poll participa de una sesión fotográfica con la ‘Agencia France Press’ (AFP), después de alcanzar la histórica segunda casilla que le deparó hace tres décadas a Costa Rica la presea de plata en las Olimpiadas de Seúl 1988 (foto AFP/archivo de Rodrigo Calvo).
Tras ganar la histórica presea de plata en 1988, Sylvia Poll  tuvo un recibimiento apoteósico del público tico y, en una tarima frente a la Catedral Metropolitana de San José, le mostró orgullosa su premio olímpico, ganado hace tres décadas en Seúl, Corea del Sur (reproducción de la revista deportiva ‘Triunfo’).
Ante el olvido de brindarle un tributo, el Comité Olímpico Nacional le pidió disculpas a Sylvia Poll por esperar tanto tiempo para entregarle una medalla al Mérito Deportivo, en reconocimiento por su medalla de plata en las Olimpiadas de Seúl 1988, que se dio en febrero del 2009. Aquí, su presidente, Henry Núñez, observa el galardón olímpico de la exnadadora (foto Ólman Mora, Prensa del CON).
“¡Hola, Sylvia! Mucho gusto de conocerla. Me acuerdo de usted como la primera medallista olímpica de Costa Rica, que logró en Seúl 1988”, le expresó el entonces presidente del COI, el belga Jacques Rogge, a una incrédula Sylvia Poll. De izquierda a derecha: Manuel Dengo, quien era embajador tico en Suiza; Silvia González, secretaria del CON; Henry Núñez, jerarca del CON; Jacques Rogge, Sylvia Poll y el español Peré Miro, director de Solidaridad Olímpica (foto Prensa del CON).
A su llegada al país, hace 34 años, Sylvia Poll mostró orgullosa la medalla de plata ganada en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 en un acto celebrado ante la prensa en el Salón Diplomático, del Aeropuerto Juan Santamaría, de Alajuela. Una imagen para la historia del deporte de Costa Rica (foto archivo de Rodrigo Calvo).

La histórica medalla de plata ganada por Sylvia Poll en Seúl 1988. El máximo logro de toda su carrera deportiva (foto Ólman Mora, Prensa del CON).

ASÍ QUEDÓ LA HISTÓRICA PRUEBA DE SYLVIA POLL

Posiciones finales hace 34 años en la prueba final de los 200 metros libres, durante los Juegos Olímpicos de Seúl, Corea del Sur, el 21 de setiembre de 1988.

  • 1) Heike Friedrich (Alemania Oriental), ganadora de la medalla de oro, con tiempo de 1:57:65.
  • 2) Sylvia Poll (Costa Rica), vencedora de la presea de plata, con registro de 1:58:67.
  • 3) Manuella Stellmach (Alemania Oriental), ganadora de la medalla de bronce, con tiempo de 1:59:01.
  • 4) Mary Wayte (Estados Unidos), con registro de 1:59:04.
  • 5) Natalya Trefilova (Unión Soviética), con tiempo de 1:59.24.
  • 6) Mitzi Kremer (Estados Unidos), con tiempo de 2:00:23.
  • 7) Stephanie Ortwig (Alemania Occidental), con tiempo de 2:00:73.
  • 8) Cécile Prunier (Francia), con tiempo de 2:02:88.

FUENTES CONSULTADAS: Archivos de los sitios “Buzón de Rodrigo”, “La Nación”, el Comité Olímpico Nacional (CON) y la “Galería Costarricense del Deporte”, así como el twitter de “Los Juegos Olímpicos”, una colección privada de la ya desaparecida revista deportiva “Triunfo”, Teletica Canal 7, la sección ‘Héroes del Deporte’, de ‘Deportivas del 13’ (Canal 13), y YouTube.

Artículo anteriorSelección de Costa Rica ganó su primer trofeo en 1921
Artículo siguienteSylvia Poll: Campeona en la piscina
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).