El puntero izquierdo Salvador Soto Villegas, el conocido "Indio Buroy", fue un ídolo de la Liga Deportiva Alajuelense como exitoso futbolista y director técnico. Pero también tuvo el honor de jugar hace nueve décadas como legionario en el Campeonato de Cuba e integrante de la selección isleña, que intervino en las eliminatorias regionales frente a Haití y México hacia el Mundial de Italia 1934. Al final, los cubanos fueron eliminados por los aztecas, pero el "Indio Buroy" tuvo el honor de ser el primer costarricense y centroamericano en disputar una eliminatoria mundialista, apenas en la segunda Copa del Mundo de la historia (dibujo de Rafael Ángel Campos/fotos del archivo de Rodrigo Calvo/arte de Mario Calvo Castro).

PREGUNTA:
Tengo entendido que un futbolista costarricense participó en una eliminatoria mundialista con la Selección de Cuba. ¿Es cierto? ¿De quién se trata? Además, me gustaría conocer otros casos de jugadores nacidos en Costa Rica que participaron con seleccionados de otros países, ya sea en partidos oficiales como en duelos amistosos.
Jorge Emilio Cunillera Canalías (Calle Blancos de Goicoechea, San José).

La Federación Deportiva de Costa Rica –hoy Federación Costarricense de Fútbol– fue invitada al primer Campeonato Mundial de 1930, celebrado en Montevideo, Uruguay, pero no aceptó el ofrecimiento de la Asociación Uruguaya de Fútbol al alegar problemas económicos y de organización para enviar una delegación deportivo.

Cuatro años más tarde, para la segunda cita universal en Italia 1934, tampoco se inscribió en la primera eliminatoria regional establecido por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Únicamente un futbolista de nuestro país, el delantero alajuelense Salvador Soto Villegas, el conocido Indio Buroy, tuvo el honor de convertirse en el primer futbolista costarricense y de Centroamérica en disputar una fase clasificatoria hacia la Copa del Mundo.

Nacido el 4 de noviembre de 1909 en Alajuela, Soto fue el puntero izquierdo indiscutible en varias ocasiones como leyenda e ídolo de la Liga Deportiva Alajuelense, equipo con el ganó cuatro títulos de la Primera División costarricense, en 1928, 1939, 1941 -en forma invicta- y 1945. Siempre se distinguió como amo y señor de las gambetas, terror de todos los guardametas y zagueros, rivales que no se sentían tranquilos en el campo frente a su escurridizo fútbol.

En la Selección Mayor de Costa Rica sumó cinco goles en 12 juegos internacionales. Actuó con la Sele en el torneo de fútbol de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, en 1930, en La Habana, Cuba. Y en 1946 en Barranquilla, Colombia, el último con 37 años de edad. Su periodo como jugador se extendió entre 1926 y 1949, que fue el año de su retiro.

Salvador Soto Villegas, el famoso “Indio Buroy” fue uno de los refuerzos de la Liga Deportiva Alajuelense para integrar el Fortuna, de La Habana, Cuba, para disputar una gira deportiva a Perú, en 1930. De izquierda a derecha: Hernán Bolaños -segundo-, Alejandro Morera -cuarto-, Enrique Solera -quinto- y Salvador Soto -sexto-. Con ellos, los jugadores europeos, Williams Wiener, Arturo González y Krammer (foto archivo de Rodrigo Calvo).

Cuando a comienzos de los años 30 destacó en una gira a Cuba como refuerzo del Fortuna cubano. De ahí surgió un contrato para juga en La Habana, Cuba, primero con el mismo Fortuna (1931 a 1933) y luego con el Centro Gallego (1934), Salvador Soto recibió una propuesta isleña atractiva que aceptó de inmediato: Participar con la Selección cubana en las eliminatorias regionales del Campeonato Mundial de 1934, en Italia.

“Cuando una persona tiene un año de ser residente en Cuba, uno puede hacerse ciudadano cubano por intención, sin perder la nacionalidad propia. Y así sucedió cuando me solicitaron que participara con ellos (los cubanos) en las eliminatorias del Mundial contra Haití y México”, recordó Soto en la desaparecida revista deportiva Triunfo, en setiembre de 1985.

Esta aventura con Cuba -dirigido por el técnico húngaro Karoly Katzer- sucedió hace 90 años, en 1934, y no la cumplió como el único futbolista extranjero. También actuaron con Cuba los volantes españoles Arturo Galcerán -catalán- y Ángel Rodríguez, el primer jugador del equipo Juventud Asturiana, de La Habana, y el segundo del Club Deportivo Puentes Grandes, también de La Habana.

En esta fase previa, Cuba eliminó primero a Haití por 3-1, 1-1 y 6-0, en Puerto Príncipe, Haití. Pero en marzo de 1934 sucumbió en la serie contra México, por 3-2, 5-0 y 4-1, los dos primeros en el Parque Necaxa, de Ciudad de México, y el tercero en el Parque España, también de Ciudad de México.

En esta ocasión, Salvador Soto jugó en cinco de los seis duelos contra Haití y México, aunque no hay registros de si aportó goles a los caribeños, porque Mario López, atacante del Centro Gallego, fue el anotador de los tres tantos a los aztecas.

Un artículo en el periódico “La Nación”, escrito por el periodista Jorge Pastor Durán, aseguró que el futbolista alajuelense Salvador Soto Villegas, el “Indio Buroy”, estuvo muy cerca de ser contrato por el legendario Real Madrid de España, en los años 30 del siglo pasado (archivo de Rodrigo Calvo).

Por esa época, Soto recibió en 1934 una oferta para jugar en el Real Madrid CF de España, pero el sueño de actuar en el club merengue no se le cumplió por atender los citados compromisos eliminatorios del equipo de Cuba en 1934.

El Indio Buroy también fue legionario en México con el España, en 1936, y el Moctezuma de Orizaba, México, durante las temporadas de 1937 y 1938. Reforzó a varios clubes nacionales en giras deportivas por Centroamérica, México, Cuba, Perú, Colombia y Ecuador.

Como director técnico fue auxiliar en los Juegos Centroamericanos de Guatemala de 1950. Y dirigió a Alajuelense, en liga menor como formador para descubrir nuevas promesas rojinegras y en el equipo mayor manudo desde 1949 hasta 1978, con el que alcanzó otros cuatro cetros locales en la máxima categoría, en la Campeonatos de 1949, 1950, 1958 y 1966.

Por cierto que el sobrenombre del Indio Buroy, como se le conoció en su época de futbolista, se lo puso un periodista cubano en la revista Bohemia: “El buen fútbol del Fortuna se debe a Salvador Soto, el extremo ‘Indio‘…”. Lo de ‘Buroy‘ surgió en su casa de Alajuela.

Tras ingresar a la Galería Costarricense del Deporte en 1976, Salvador Soto Villegas falleció a los 85 años el 14 de agosto de 1995, en Alajuela, tras una prolongada enfermedad que se agravó física y mentalmente en los últimos cinco años de existencia.

Previous articleUn tico con México en el Mundial de 1930
Next articleCosta Rica se unió al boicot americano para el Mundial 1938
Tiene 42 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).