Tras varios años de intentarlo, la Liga Deportiva Alajuelense volvió hace 16 años al podio regional en el 2004, para reclamar el título de la Copa de Campeones de la Concacaf. En la imagen, Alejandro Alpízar festeja con Froylán Ledezma uno de los cuatro tantos erizos en la final contra Saprissa (foto archivo de Rodrigo Calvo).

PREGUNTA:
¿Por qué la Liga Deportiva Alajuelense no participó en el Mundial de Clubes del 2004, si ese mismo año ganó el título de la Concacaf?
Ludin Alexánder Quirós Pacheco (Limón).

Hace 16 años, el 12 de mayo del 2004, la Liga Deportiva Alajuelense obtuvo el máximo trofeo que otorga anualmente la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf), que representó su segundo título regional tras el alcanzado entre 1986 y 1987.

En aquella oportunidad, la escuadra rojinegra que intervino primero en la Copa 2003 de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) y luego en la Copa de Campeones 2004 de la Concacaf era dirigida por el técnico Javier Delgado y estaba integrada –entre otros– por el portero Wardy Alfaro, los defensores Harold Wallace, Luis Antonio Marín, Michael Rodríguez, Cristian Montero y Esteban Sirias; los mediocampistas Luis Diego Flaco Arnáez, Pablo Daniel Antonio Gabas, Wílmer Pato López, Carlos Zorro Hernández, Pablo Izaguirre, Bryan Ruiz, Warren Granados y Roberto Porras; los atacantes Steven Bryce, Froylán Ledezma, Alejandro Alpízar, Víctor Mambo Núñez, Érick Scott, Rolando Fonseca y Érick Jiménez.

En la primera ronda eliminó inobjetablemente al Boca Juniors FC beliceño (5-0 y 10-0); posteriormente se adjudicó una cuadrangular en San Pedro Sula, Honduras, tras vencer 2-1 al Olimpia catracho y 1-0 al San Francisco FC de Panamá, e igualar 0-0 con el local Marathón

A continuación, la Liga viajó a Los Ángeles, California, para dirimir la cuadrangular final en el ámbito centroamericano, en la cual luego de caer por la mínima ante el Deportivo Saprissa (0-1) se impuso 2-0 al Municipal de Guatemala.

Durante la recta final del certamen, en la ronda de los cuartos de final, los manudos se enfrentaron al San José Earthquakes, conjunto de la Major League Soccer (MLS) de Estados Unidos, al que eliminó por 3-0 y 0-1, en duelos de ida y vuelta. 

El siguiente rival en las semifinales fue el Monterrey de México, al que Alajuelense también dejó en el camino, gracias a un triunfo 1-0 como local y 1-1 en tiempos extra como visitante.

De esta forma, en una inédita final entre equipos costarricenses ante el Saprissa, los erizos se coronaron monarcas después de igualar 1-1 en Heredia y derrotar de forma categórica 4-0 en Alajuela.

Jugadores, cuerpo técnico y dirigentes de la Liga Deportiva Alajuelenses festejan hace 16 años, el 12 de mayo del 2004, su segundo título de su historia en la Concacaf, tras el primer gran triunfo en el área que obtuvo en la edición de 1986 (foto twitter de Rogelio Huertas Soto).

Conseguir este objetivo, dentro de la principal competición continental de clubes de la Concacaf, le representó aquella vez el derecho de asistir al segundo Mundial de Clubes, organizado por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y previsto para ese año.

Sin embargo, un serio colapso financiero de un patrocinador, la “International Sport and Leisure” (ISL), aunado a dificultades del calendario internacional y derechos de transmisión televisiva, así como la falta de acuerdo con la Toyota –principal promotor de la anterior Continental–, fueron los aspectos que impidieron que el Mundial de Clubes se pudiera disputar entre el 2001 y el 2004.

Este certamen fue creado en 1999 por el órgano rector del balompié universal para reemplazar definitivamente a la Copa Intercontinental, de manera que hubiera un campeonato que definiera el cetro al mejor club del mundo, que englobara a los mejores representantes de las confederaciones continentales de Europa, Sudamérica, Asia, África, Concacaf y Oceanía, junto con el campeón nacional del país anfitrión y un equipo invitado.

Su primera edición tuvo lugar en el 2000, en estadios de Río de Janeiro y São Paulo, Brasil, y fue ganado por el Corinthians paulista, luego de superar al Vasco da Gama (0-0 y 4-3 en penales).

La segunda versión del 2001, que se iba a disputar con 12 o 16 equipos en España, no se celebró, por lo que no pudieron intervenir Los Ángeles Galaxy (Estados Unidos) y el Olimpia (Honduras), campeón y subcampeón de la Copa de la Concacaf del 2000.

Tampoco participaron los siguientes monarcas regionales, el Pachuca (México) en el 2002, el Toluca en el 2003 y Alajuelense en el 2004. El torneo del 2001 fue suspendido debido a una reestructuración (en su  reemplazo se jugó la Copa Gigantes de la Concacaf).

A raíz de un cambio en el formato, el Mundial de Clubes se relanzó en el 2005 en Japón, del 11 al 18 de diciembre, con lo cual se reemplazó la Copa Intercontinental en forma definitiva. El campeón fue el São Paulo FC (Brasil), al derrotar 1-0 al Liverpool FC inglés en la final disputada en Yokohama, Japón. El histórico tercer lugar lo ocupó el Saprissa, que venció 3-2 al Al-Ittihad, de Arabia Saudita.

¡Haga su consulta!

Escriba al periodista Rodrigo Calvo a los correos rodrigoc.buzon@gmail.com y Rodrigo@buzonderodrigo.com Más información en el sitio digital buzonderodrigo.com.

Artículo anteriorLa última gesta del Saprissa al consagrarse campeón de la Concacaf
Artículo siguienteLos grandes goles de Wílmer López
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).