Foto histórica del 2 de febrero de 1972, hace casi 51 años, con la presencia del astro brasileño Edson Arantes do Nascimento, el famosísimo Pelé, con la formación titular del Deportivo Saprissa, que igualó 1-1 en la antigua estructura del Estadio Nacional, en La Sabana, San José. Arriba (de izquierda a derecha): Heriberto Rojas, Fernando Solano, Guillermo "Coco" Hernández, Édgar Marín, Fernando "Príncipe" Hernández, Juan Gutiérrez y Odir Jacques. Abajo: Asdrúbal "Yuba" Paniagua, Luis Aguilar, Ramón Dagoberto Díaz, Pelé y Carlos Solano (foto archivo de Rodrigo Calvo/arte de Mario Calvo).

Hace casi 51 años, la afición del fútbol de Costa Rica se emocionó con la presencia del famosísimo Pelé, el “Rey del futbol” y la última leyenda de este deporte que jugó en el territorio nacional. Muy diferente a lo que sucedió con el actual astro argentino, Lionel Andrés Messi, que arribó aquí en el 2011 y defraudó: No actuó ni un minuto en el amistoso entre Costa Rica y Argentina (0-0), al punto que nunca saludó a los aficionados y solo se dedicó a masticar chicle en el banco de suplentes, en la segunda fecha futbolística de los actos inaugurales del nuevo Estadio Nacional, en La Sabana, San José.

Al país llegó en febrero de 1972, cuando Edson Arantes do Nascimento –Pelé para el mundo– se encontraba en el apogeo de la fama, en su condición de tricampeón del mundo, tras triunfar con el Scracht du Oro en México 1970. A Pelé lo trajo aquí –hace cinco décadas– el empresario y exdiplomático argentino Casildo Osés. Más de cinco décadas después ocurre su fallecimiento a los 82 años edad, ya como leyenda inmortal de este deporte, hecho que se presentó el 29 de diciembre del 2022 en el hospital privado Albert Einstein, de São Paulo, Brasil, por las complicaciones de un cáncer de colon.

El eterno número “10” es, para muchos, el mejor futbolista de todos los tiempos. De hecho, sus conquistas en las canchas siguen siendo insuperables 45 años después de su retiro en 1977: a lo largo de su carrera marcó 1.283 goles –97 de ellos por la Selección de Brasil– y se alzó con 60 títulos, más que ningún otro futbolista en todo el planeta. Además, es el único jugador en la historia en alzar los títulos de tres Mundiales de balompié (Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970); con el Santos también ganó dos Copas Libertadores de América y dos Copas Intercontinentales, en 1962 y 1963.

En síntesis, un embajador del futbol por todo el planeta que detuvo guerras, motines y revoluciones. Porque cuando llegaba el Santos de Pelé a jugar a esos países, había tregua para admirarlo y verlo jugar. No olvidar que, a finales de 1999, fue galardonado por el diario francés L’Equipe con el título de “Deportista del Siglo XX”.

“Aquella vez, cuando Pelé llegó a Costa Rica en 1972, no pasó como recientemente con Messi, en el 2011. Pelé firmaba el contrato y garantizaba que jugaba por lo menos 45 minutos. El Santos valía en aquel entonces $15.000 y si Pelé no jugaba rebajaban $5.000. Aquí cobraban más barato por ser Costa Rica un país pequeño, con menos población, pero cobraba más caro en México, menos de $50.000, y en Colombia, unos $30.000”, reseñó Enrique Weisleder, quien esa época era el tesorero de la directiva morada; lo dijo hace una década el ya fallecido dirigente del Saprissa, en una entrevista con el diario La Nación, en febrero del 2012.

Ya Pelé había venido al país con el Santos de Sao Paulo en dos giras exitosas, en 1959 y 1961. La última ocasión fue en febrero de 1997, pero en calidad de Ministro Extraordinario de Deportes de Brasil.

“La venida de Pelé con el Santos, dos años después de que Brasil ganó el Campeonato Mundial en México 1970, fue para nosotros y para todo el país una noticia lindísima porque venía el Rey Pelé. Esos partidos fue de lo mejor de mi carrera, porque fueron muy bonitos y la gente aplaudió mucho”, valoró en el 2012 el exjugador morado, Asdrúbal Yuba Paniagua.

“Todas las visitas que hizo Pelé a Costa Rica causaron un gran impacto en la población. Me acuerdo que en la primera visita se vino un aguacero en el Estadio Nacional y don Casildo Osés se quitó la capa que llevaba puesta y se la puso a él. Me dijo: ‘Ese negrito hay que cuidarlo y no se me puede resfriar, porque vale muchos millones’…”, relató Weisleder.

El Saprissa le salió respondón hace cinco décadas, la noche del martes 1º de febrero de 1972, en el antiguo Estadio Nacional. El Santos debió igualar 1-1, con el tanto de Jader y el servicio de Pelé, luego de que sufrió con un golazo inicial de Édgar Marín.

“Aquel gol fue una alegría enorme. Eso fue en 1972, en el comienzo del primer campeonato de los seis seguidos que ganó el Saprissa”, subrayó el exjugador Marín acerca del “glorioso empate” saprissista ante las estrellas del Santos de Pelé. “El 1 a 1 registró aquel golazo de Édgar Marín… ¡Extraordinario…! (le globeó el balón para doblegarlo). Hasta (Agustín) Cejas, el portero del Santos, aplaudió a Édgar Marín después de que le hizo el gol”, revivió el periodista Javier Rojas, en un video grabado en el 2011, con motivo de la inauguración del nuevo Estadio Nacional.

Las grandes actuaciones individuales de ese año, tanto del corpulento guardameta Juan Gutiérrez como del cerebral Asdrúbal Yuba Paniagua, le valieron entonces elogios de los visitantes.

“No recuerdo muy bien cómo jugué esos partidos, pero la gente me recuerda que jugué muy bien. (Jorge) Pastor Durán y Juanito Martín se dejaron decir que la gente fue a ver al número ‘10’ de Brasil y que lo vieron fue al número ‘8’ del Saprissa. ¡Eso fue demasiado exagerado!”, recordó Yuba con orgullo.

Incluso Paniagua le hizo una jugada de lujo a Pelé y este respondió con una inolvidable de taquito. “Empezando el juego, el público se metió con Pelé porque no entraba en calor ni tocaba bola y estaba como aislado. Pelé, entonces, respondió con una jugada de talón e hizo un pase largo de 50 metros. De seguido mi hermano dice que yo la hice mejor, levantándola más que él”, declaró el exvolante morado.

“Por lo bien que jugué, la dirigencia del Santos me invitó a que siguiera la gira con ellos en un par de encuentros. El partido fue un martes y Saprissa me negó el permiso porque la final de la Confraternidad de Centroamérica se jugaba contra el Aurora de Guatemala. Eran otros tiempos, porque me cerraron el camino”, lamentó Yuba.

Esa vez, Paniagua hubiera tenido la ocasión de seguir la gira del Santos de Pelé al Cono Sur y Centroamérica, pues visitó Colombia (igualó 2-2 con Medellín), Guatemala (1-1 con Comunicaciones) y Honduras (0-0 con el Olimpia y ganó 3-1 al Real España), luego del primer choque con los paulistas. El siguiente destino, al dejar América, fue Europa tras el segundo encuentro contra los morados, porque los siguientes amistosos se prolongaron entre febrero y marzo hasta Inglaterra (cayó por 1-2 con el Aston Villa y venció 2-0 al Sheffield Wednesday), Irlanda (3-2 con el Combinado Bohemians-Duncondra XI), Bélgica (0-0 con el Anderlech) e Italia (2-0 con Roma y 3-2 con Nápoli).

Este anuncio publicitario del partido amistoso entre el Deportivo Saprissa y el Santos de “Pelé” se publicó hace más de cinco décadas en el diario “La Nación”, el 1º de febrero de 1972. Un boleto en la gradería de sol costaba ¢12 y uno para la de sombra general rondaba los ¢25 (diario “La Nación”/archivo de Rodrigo Calvo).

La revancha de los brasileños

El partido de vuelta, el 18 de febrero de 1972, se volvió a presentar Pelé luego de que el rival solicitó la revancha y expresó que le agradó el futbol saprissista, que jugó muy limpio. El público los trató como reyes.

De hecho, Saprissa fue el único club con el que repitió el Santos un partido en esa gira internacional de 1972, que pasó por Costa Rica, Colombia, Honduras, Guatemala, Inglaterra, Irlanda, Bélgica e Italia.

“Aquí se les trató de maravilla y por eso pidieron volver, aunque creo que quedaron picaditos porque tuvieron que empatarnos y se les dio la revancha”, relató Édgar Marín.

Y resultó un lindo partido, con ocho tantos anotados, incluido un gol espectacular de Pelé de chilena, que se lo anotó el portero ramonense Carlos Manuel Chemín Ramos, quien al minuto 10 rechazó un furibundo remate de tiro libre de Edú y el rebote lo conectó Pelé de espectacular chilena para anotar fácilmente; Ramos se lesionó y en su lugar ingresó Didier Gutiérrez.. “Saprissa hizo difícil la victoria del Santos 5-3”, tituló el periódico La Nación.

Por primera vez desde 1972, Marín reveló en el 2012 su acto de nobleza para el segundo partido: se hizo el lesionado para que su compañero, Francisco Chico Hernández, jugara como titular contra el Rey Pelé.

“Me hice el lesionado y no lo estaba. Yo quería que jugara Chico Hernández. Fue un gran amigo toda la vida, sobre todo el hermano Fernando, porque nos creamos juntos. Yo lo conocí de seis años menor que yo, y le di seguimiento en ligas menores. Como jugador siempre lo he admirado por su futbol y jugamos juntos muchos años. Yo le dí seguimiento desde que estuvo en ligas menores. Entonces, en ese momento, a él no le daban pelota, no lo ponían, y me dije: ‘Chico tiene que jugar ese partido’. Yo había jugado contra el Santos de Pelé en Estados Unidos, había anotado un gol y había anotado otro gol aquí. Chico tiene que jugar este partido y me hice el lesionado para que tuviera el privilegio que yo había tenido de jugar contra el Santos. Había mucha hermandad entre nosotros. Yo nunca se lo dije a Chico, ni a nadie…”, explicó Marín.

Los suramericanos había tenido problemas en Honduras y Guatemala por malos arbitrajes, jugadores lesionados (Pelé salió en camilla ante el Comunicaciones), amagos de gresca y otros factores negativos que les impidió dar espectáculo.

“Nos gustó como jugó Saprissa. Hace lo suyo, juega, y deja que los demás jueguen”, expresó entonces Pelé a Fernando Naranjo, periodista de La Nación.

El entrenador visitante Mauro, excapitán y central del seleccionado brasileño, dijo al mismo diario en 1972 que el público los trató muy bien y el Saprissa les jugó muy limpio. “Definitivamente, Saprissa es un gran equipo; solo un conjunto de esa categoría puede levantar un marcador contrario de 0-3 y ponernos en apremio hasta el punto de pasar todo un segundo tiempo en apuros, tras un inicio del partido relativamente tranquilo para nosotros”.

El mismo Mauro se deshizo en elogios al club tibaseño luego de la sufrida victoria de 5-3. “Sin hipocresías considero que el futbol costarricense está en alto nivel, muy superior al guatemalteco y hondureño, con una virtud amplia: que deja jugar”.

El  Saprissa se hizo presente con dos refuerzos en la portería, Carlos Manuel Chemín Ramos y Didier Gutiérrez, ante las lesiones de Juan Gutiérrez y el entonces novato Marco Antonio Rojas.

Chemín lució dudoso, lo atacaron los nervios y fue sustituido por los dos goles tempraneros del Santos, incluso rebotó un balón que Pelé aprovechó para concretar un citado tanto de chilena.

“En una jugada hubo un trabonazo y la bola se fue para arriba, y Pelé la durmió como si hubiera caído en una boñiga. Pero, seguido, Fernando Príncipe Hernández hizo otra parecida pero mejor que la que hizo Pelé. Fueron partido muy bonitos”, revivió Yuba Paniagua hace una década.

Después de cada contienda en Costa Rica, el público no se cansó de aplaudir lo que fueron dos memorables espectáculos nocturnos, hace casi 51 años, en el viejo Estadio Nacional, que toma relevancia en la actualidad ante la muerte de Pelé a los 82 años, el 29 de diciembre del 2022, en un centro hospitalario privado de São Paulo, Brasil. Buen futbol, goles espectaculares, grandes actuaciones individuales y con el astro Pelé como director de orquesta. Jornadas que complacieron todos los gustos. Para nunca olvidar.

Publicación sobre la visita de Pelé
Crónica del duelo Saprissa 1-Santos 1, publicada en el diario “La Nación”, el 3 de febrero de 1972, y escrita por el periodista Gaetano Pandolfo Rímolo (Reproducción de “La Nación”; archivo de Rodrigo Calvo).
Artículo del partido Saprissa 1-Santos 1, publicada en el diario “La Hora”, el 2 de febrero de 1972 (Reproducción de “La Hora”; archivo de Rodrigo Calvo).

Frases costarricenses sobre el Rey “Pelé”

Admirador de toda la vida

“Soy admirador de Pelé de toda la vida. Nunca vi jugar a Di Stéfano, pero lo pongo mil veces más por encima de Maradona. Era más completo”.

Carlos Solano, Exjugador del Saprissa

El mejor con la derecha

“Para mí Pelé era el mejor jugador con la derecha y Maradona con la izquierda, pese a que Messi está ahí, pero aún le falta concluir su carrerar”.

Édgar Marín, Exjugador del Saprissa

Humilde y amable

“Pelé fue muy humilde y amable con nosotros. Y como jugador es el más completo que he visto, dominaba todos los perfiles al cabecear, rematar o dominar la bola. Para mi gusto fue el mejor de todos”.

Asdrúbal Yuba Paniagua, Exjugador del Saprissa

Jugué un ratito

Yo estaba en banca ante el Santos, en el 5-3, y estaba ansioso. Jugué un ratito y no hice nada…

Hernán Morales, Exjugador del Saprissa

Era un extraterrestre

Pelé era un extraterrestre, una enciclopedia del fútbol. Era mi amigo, con el que compartí cinco o seis veces. Lo enfrenté unas cuatro veces y estuvo de visita en mi casa, cuando viví en El Salvador. Un jugador extraordinario, era una fiera para jugar. Bellísima persona. Fue un fuera de serie, un ciudadano del mundo.

Odir Jacques, Exjugador del Saprissa

Era muy completo

Pelé era muy completo. Pateaba con la izquierda, con la derecha, iba bien de cabeza y era muy inteligente para jugar al fútbol.

Luis Aguilar, Exjugador del Saprissa

El mejor de todos

Pelé es el mejor futbolista que ha tenido el mundo, por encima de todos: Maradona, Di Stéfano, Beckenbauer, Cruyff y Messi. Puede ser hubiera alguien más técnico, pero no más rápido y rematador que él. Ante todo, es una gran persona”.

Enrique Weisleder, Exjerarca del Saprissa

“Pelé” en Costa Rica: Humilde y carismático

Humilde y sencillo en su proceder, abundante de virtudes como ser humano, carismático y extraordinario como futbolista de toda la cancha, es la descripción que externaron sobre la grandeza del Rey Pelé exjugadores, dirigentes y árbitros que lo conocieron en sus cuatro anteriores visitas al país.

El mayor futbolista de la historia dejó una estela de enseñanzas a su paso por Costa Rica, porque la expectativa que despertó cada una de sus llegadas con el Santos de Brasil fue retribuida con muestras de cariño por ser lo que es: Un fenómeno social y deportivo incuestionable.

Mario Catato Cordero –ya fallecido–, el gran excapitán de Saprissa y la Selección, recordó a La Nación en el 2012 que lo enfrentó tres veces entre 1959 y 1961, y resaltó que su personalidad sobresalía y anulaba la de otros cinco miembros del plantel paulista, que se consagraron campeones mundiales en Suecia 1958.

“Santos era un señor conjunto, que practicaba un futbol moderno, que jugaba a la perfección. Y Pelé, extraordinario, con enormes cualidades para correr, driblar, cabecear y desplazarse en el campo. Un chiquillo de 17 años, pero muy completo. Luego maduró y fue el más grande”, apuntó Catato.

Pelé estuvo a punto de venir otra vez el 23 de junio de 1970, cuando el Santos visitó al país y superó 4-3 a Alajuelense en el Estadio Nacional, pero se frustró porque el “Rey del Fútbol” estaba integrando al inolvidable seleccionado brasileño que ganó el tricampeonato mundial en México. Regresó por última vez en 1972.

En la mente de “Yuba Paniagua

Asdrúbal Yuba Paniagua, el volante que deslumbró en las décadas de los 70 y 80, describe los dos partidos contra Pelé como “una experiencia inolvidable, una de las mejores de mi carrera, porque convertí un gol de cabeza, pocas veces visto, al portero argentino Cejas”.

“Al inicio del juego, Pelé no tocaba el balón y deambulaba por la cancha. El público se metía con él. Pero apenas hizo su primera gran jugada el estadio se quiso caer. Y ahí fue cuando el Santos se soltó a jugar. Eso demuestra lo grande que era”, añadió Paniagua.

Yuba Paniagua no olvida que le aplicó un “sombrerito” al Rey Pelé en el primer juego y los dirigentes del cuadro brasileño resaltaron su futbol, al punto de invitarlo a continuar la gira por Colombia, Guatemala y Honduras, oferta que desechó el Saprissa, porque debía jugar la final del Torneo regional de la Confraternidad.

Al rescatar su calidad humana, Enrique Weisleder, exdirectivo morado, contó los pasajes cuando Pelé se negó en 1959 a viajar con la comitiva oficial, porque prefería hacerlo con el resto de su equipo, o cuando en una tienda pidió que le regalaran un radio, para obsequiárselo al utilero del club.

“Luis Cartín lo entrevistó para Teletica Canal 7 y ante la pregunta que si se sentía el mejor jugador del mundo, dijo en forma filosófica: ‘No soy el mejor. El equipo lo componen 11 jugadores, en puestos diferentes. Si me ponen de portero, me harían muchos goles. Solo digo que soy un buen delantero’…”.

El exárbitro Juan Soto París –ya fallecido también–, que condujo el choque Santos-Saprissa, que finalizó 1-1 en 1972, rememoró que el “Rey del Fútbol” pretendía jugar con una cadena que llevaba un medallón de oro y él lo obligó a usarla dentro de la camiseta, petición que aceptó en forma disciplinada.

Pelé me demostró que siempre tomó el camino que dictaba el árbitro. Nunca se quejó por una entrada fuerte y cada vez que un compañero suyo protestaba una decisión mía, se acercaba y decía que el juez es el que manda. Era todo un profesional”, concluyó Soto París.

Carlos Solano, Pelé y Fernando Hernández.
Una fotografía clásica de “Pelé” cuando posaba con los futbolistas de los muchos países que visitó en carrera deportiva. Aquí lo acompañan los morados Carlos Solano (izquierda) y Fernando “Príncipe” Hernández, el 1º de febrero de 1972 (foto cortesía de Carlos Solano/archivo de Rodrigo Calvo).

Édgar Marín: “Mi gol al Santos es el más importante de mi carrera”

El inolvidable gol de Édgar Marín al Santos del Rey Pelé fue de antología. Fue hace más de cinco décadas, el 1º de febrero de 1972, y todavía la afición se lo recuerda.

“¡Qué casualidad! Hace poco estuve en un banco y me dijo una persona: ‘Juepucha, yo estuve en ese partido y a usted le robaron un penal…’. Y es cierto: hubo un penal que me hicieron cuando ganábamos 1-0, era el 2-0, pero Juan Soto París no me pitó ese penal por miedo, algo que siempre se lo he reclamado”, recordó en una entrevista que concedió en el 2012 al diario La Nación.

“El dirigente morado Alberto Raven me contó que ese día se hizo saprissista cuando su papá, por primera vez, lo llevó de la mano al estadio y le tocó ver aquel golazo al Santos”, agregó un orgulloso Marín.

La jugada del Saprissa fue al minuto 25 aquella noche inolvidable, cuando morados y santistas jugaron de tú a tú e igualaron a un gol, en la vieja estructura Estadio Nacional.

El balón le llegó producto de un desconcierto entre defensores y el arquero argentino del Santos, Agustín Cejas, quien estaba un poco adelantado, aunque su corpulenta estatura estaba a su favor.

Marín, considerado uno de los grandes extremos derechos ticos de todos los tiempos, bajó el balón frente a Cejas y luego hizo el sombrerito, al pasárselo con categoría de maestro por encima del guardameta al ángulo imposible.

“Después de tanto tiempo, tengo muy fresco como hice ese gol. Jamás se me podrá olvidar, por la clase del rival y la categoría del portero Cejas, a estadio lleno de costarricenses. Ese fue el gol más importante de mi carrera deportiva. Les hice unos muy buenos a Nixon García y a otros arqueros. Cejas me salió y con su estampa como portero me dificultó el remate. Cuando la bola picaba, yo tuve que globeársela, hizo como una parábola y pensé que la bola iba a salir cuando picaba, pero dichosamente iba bien: picó y entró. Sentí que el estadio, que estaba lleno, se me caía encima. Recordarlo es una gran satisfacción”, dijo emocionado.

La anotación fue tan hermosa que el propio portero suramericano, admirado y sin volver la mirada atrás, lo aplaudió por varios segundos. “Si este gol lo hubiera hecho Pelé, mañana saldría en todos los diarios del mundo”, le expresó Cejas al darle la mano a Marín.

Esta obra de arte constituyó la culminación de un largo historial en el club morado, donde cumplió un papel preponderante en las décadas de los años 60 y 70, del siglo pasado, que incluso lo llevaron a imponer el récord nacional de más títulos ganados en la Primera División, con 12 gallardetes.

No fue el único gol que le marcó al Santos de Pelé. El 4 de agosto de 1968, mientras jugó con los Clippers de Oakland, California, Estados Unidos, Édgar le hizo uno a su portero Gilmar, campeón con la Selección de Brasil en los Mundiales de Suecia 1958 y Chile 1962.

“Perdimos 3-1 y a mí me tocó hacer el gol de la honrilla, en medio de una meleé: llegué primero a la bola y anoté. El estadio nunca lo llenábamos, pero ese día, que se estaba inaugurando y enfrentamos a Pelé, la gente se volcó y hubo un llenazo con unas 35.000 personas”, revivió el exdelantero morado.

Édgar Marín Levy, primer presidente de la directiva de exjugadores de la “S” en el 2012, y fue agente de seguros. Dos veces casado radica en Curridabat, San José, y es padre de cinco hijos.

Resumen de juegos de ‘Pelé’ en Costa Rica: Febrero de 1972

PRIMER PARTIDO: SAPRISSA 1 – SANTOS 1

Fecha: Martes 1º de febrero de 1972.
Sede: Estadio Nacional, de La Sabana, San José.
Goles: 1-0 (25’): Édgar Marín (Saprissa), asistido por Luis Aguilar. 1-1 (57’): Jader (Santos), tras recibir pase de Pelé.
Árbitros: Juan Soto París, central; Miguel Lépiz y Carlos Luis Monge, guardalíneas.
Alineaciones:
Deportivo Saprissa:
Juan Gutiérrez; Fernando Solano, Guillermo Coco Hernández, Heriberto Rojas y Ramón Dagoberto Díaz; Fernando Príncipe Hernández y Asdrúbal Yuba Paniagua; Édgar Marín, Odir Jacques –brasileño– (Francisco Chico Hernández), Carlos Solano y Luis Aguilar. Director técnico: Marvin Rodríguez.
Santos FC (Brasil): Agustín Cejas –argentino–; Paulo, Ze Carlos, Orlando (Rildo) y Leao; Oberdán (Ramos Delgado –argentino–) y Nené; Jader, Edú, Pelé y Ferreira. Director técnico: Mauro.
Asistencia y recaudación: 20.873 aficionados dejaron la suma de ¢321.152.
Motivo: Amistoso internacional, el juego número 1.076 en la carrera futbolística de Pelé.

1972 Pele Coco Hernandez CR Retro Futbol
Histórica fotografía de 1972. El astro Pelé en el centro del campo del Estadio Nacional de San José, durante la ceremonia previa al duelo amistoso del Saprissa contra el Santos de Brasil que finalizó 1-1, con presencia del capitán morado, Guillermo “Coco” Hernández, y el trío arbitral, liderado por el central Juan Soto París (foto Facebook de “Costa Rica Retro Fútbol”).
1972 Pele Morera Jorge Salazar
Una imagen inolvidable de la visita de Pelé a Costa Rica, el 2 de febrero de 1972, cuando abrazó al astro del fútbol costarricense, Alejandro Morera Soto, previo al duelo que igualaron 1-1 el Deportivo Saprissa y el Santos de Brasil, en el Estadio Nacional (foto de Jorge Salazar/Facebook de “Costa Rica Retro Fútbol”).

SEGUNDO PARTIDO: SAPRISSA 3 – SANTOS 5

Fecha: Viernes 18 de febrero de 1972.
Sede: Estadio Nacional, de La Sabana, San José.
Goles: 0-1 (5’): Edú (Santos). 0-2 (10’): Pelé (Santos), de chilena. 0-3 (15’): Nené (Santos). 1-3 (16’): Odir Jacques (Saprissa). 2-3 (25’): Luis Aguilar (Saprissa), de penal. 2-4 (30’): Nené (Santos). 3-4 (40’): Asdrúbal Yuba Paniagua (Saprissa). 3-5 (85’): Alcindo (Santos). Nota: El gol de Pelé, de chilena a Carlos Manuel Chemín Ramos, fue el número 1.099 de su carrera deportiva.
Árbitros: Carlos Luis Monge, central; Juan Soto París y Miguel Lépiz, guardalíneas.
Alineaciones:
Deportivo Saprissa:
Carlos Manuel Chemín Ramos (Didier Gutiérrez); Fernando Solano, Guillermo Coco Hernández, Heriberto Rojas y Ramón Dagoberto Díaz; Fernando Príncipe Hernández y Asdrúbal Yuba Paniagua; Francisco Chico Hernández, Odir Jacques –brasileño–, Carlos Solano (Hernán Morales) y Luis Aguilar. Director técnico: Marvin Rodríguez.
Santos FC (Brasil): Agustín Cejas –argentino–; Paulo (Ramos Delgado –argentino–), Ze Carlos, Orlando y Leao; Oberdán y Nené; Manoel María, Edú, Pelé (Alcindo) y Ferreira. Director técnico: Mauro.
Taquilla: Hubo pérdidas; se recaudaron ¢160.000, la mitad del primer partido.
Motivo: Amistoso internacional, el juego número 1.080 en la carrera futbolística de Pelé.

1972 Saprissa vs Santos CR Retro Futbol
El golazo de chilena convertido por Pelé al Deportivo Saprissa, en el segundo encuentro de la serie amistosa, el 18 de febrero de 1972. Así derrota al guardameta Carlos “Chemín” Ramos, refuerzo de Ramonense, ante la vigilancia frustrada de Guillermo “Coco” Hernández y Fernando “Príncipe” Hernández. El Santos de Brasil se impuso ese día 5-3 a los morados, en el Estadio Nacional de San José (foto facebook de “Costa Rica Retro Fútbol”).
Gol de chilena de Pelé en Costa Rica
Otro ángulo del golazo de chilena de “Pelé” en el segundo juego contra el Saprissa. El volante morado Fernando “Príncipe” Hernández fue testigo de la acrobática acción del astro brasileño. Una excelente imagen del fotógrafo Mario Roa para el diario “La Nación” (foto “La Nación”/archivo de Rodrigo Calvo).
El atacante Luis Aguilar, de origen turrialbeño, lanza en forma perfecta el tiro de penal que engañó totalmente al argentino Agustín Cejas, portero del Santos de Brasil, el 18 de febrero de 1972. El famoso equipo sudamericano, liderado por Pelé, doblegó 5-3 al Saprisa en un partidazo en el Estadio Nacional (“La Nación”/archivo de Rodrigo Calvo).
Pelé, el astro brasileño y el “Rey del Fútbol”, saluda hace casi 51 años a aficionados costarricenses reunidos en las afueras del aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela, durante la segunda visita del Santos de Brasil a Costa Rica, en febrero de 1972 (archivo de Rodrigo Calvo).

FUENTES CONSULTADAS: Diarios “La Nación”, “La República”, “La Prensa Libre” y “La Hora”; libros autobiográficos “El Rey Pelé: Su verdadera historia, relatada por él mismo” (1994), de Orlando Duarte; y “Pelé: Memorias del mejor futbolista de todos los tiempos” (2007), con la colaboración de Orlando Duarte y Alex Bellos. Las revistas “Sol y Sombra”, de Jorge Pastor Durán (1972); “Triunfo” (1983) y “Estadio Nacional: Historias de sol y sombra”, del diario “La Nación” (2011). Archivo del sitio digital “Buzón de Rodrigo”. Programas Teletica Deportes Radio” (Teletica Radio) y “Esta Tarde” (Radio Monumental). Fotografías: Diario “La Nación”, revista “Sol y Sombra” y los archivos de Carlos Solano, José Pastor, Jorge Monge, Ólman Mora, facebook “Costa Rica Retro Fútbol” y Rodrigo Calvo (“Buzón de Rodrigo”). Video: YouTube del diario “La Nación” (Costa Rica).

Artículo anteriorDebut de “Guima” con Guatemala cambió la ruta tricolor en 2001
Artículo siguienteLas 23 ediciones de un acto de amor por la vida
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!