Optimized Aficion2
Optimized Aficion2

El ambiente este jueves 8 de octubre en el Estadio Nacional de Costa Rica, en La Sabana, San José, para observar el duelo Costa Rica-Sudáfrica (revés por 0-1), no pareció al de un amistoso de preparación, sino más bien al típico clima que siempre se percibe en un encuentro eliminatorio por la Copa del Mundo.

A un mes de enfrentar en casa a Haití y comenzar el proceso hacia el Mundial de Rusia 2018, prevalecieron los controles previos de las entradas con rayos láser y el orden impecable establecido por los organizadores.

El abarrotado graderío este del Estadio Nacional, este 8 de octubre. Unos 35.000 aficionados observaron el amistoso Costa Rica-Sudáfrica (foto Rodrigo Calvo).
El abarrotado graderío este del Estadio Nacional, este 8 de octubre. Unos 35.000 aficionados observaron el amistoso Costa Rica-Sudáfrica (foto Rodrigo Calvo).

También en las gradas brilló el color rojo de las camisetas y atuendos en la mayoría de los 35.000 aficionados, con unos pocos que lucieron el nuevo uniforme azul y alguno que otro sudafricano radicado aquí, que exhibió con orgullo su bandera nacional.

La mala noche de la Sele se compensó con un gran fervor y pasión con que sus seguidores apoyaron en todo momento y en forma incondicional; incluso hubo dos que, en forma insólita, burlaron la seguridad privada para que, en pleno partido, le solicitaran autógrafos al portero del Real Madrid, Keylor Navas.

Los seguidores de la Tricolor aprovecharon el amistoso para tomarse un "selfie" (autoretrato) de recuerdo en el Estadio Nacional (foto Facebook de la Fedefútbol).
Los seguidores de la Tricolor aprovecharon el amistoso para tomarse un “selfie” (autoretrato) de recuerdo en el Estadio Nacional (foto Facebook de la Fedefútbol).

Hubo quejas y enojo por la falta de ritmo del esforzado Bryan Oviedo, el veloz Cristian Gamboa, el frustrado Joel Campbell y el impetuoso Marco Ureña, quien se fue del juego desilusionado, aunque su entrega y sacrificio le hacía merecedor de un gol.

En noche de fútbol intenso, hubo decepción por la derrota ante el país número 73 del ranquin de la FIFA (Costa Rica es 42), que mostró mucha seguridad y orden para frenar toda clase de intentos de una opaca selección tica.

Los seleccionados de Costa Rica (izquierda) y Sudáfrica frente al graderío oeste del Estadio Nacional en la ceremonia previa al amistoso ganado 1-0 por los visitantes (foto Rodrigo Calvo).
Los seleccionados de Costa Rica (izquierda) y Sudáfrica frente al graderío oeste del Estadio Nacional en la ceremonia previa al amistoso ganado 1-0 por los visitantes (foto Rodrigo Calvo).

En general, la Tricolor resintió la ausencia por lesión de Bryan Ruiz, el capitán en Brasil 2014 y en los últimos cuatro años, porque fue evidente la dependencia que tiene el equipo de Óscar Ramírez a su dinámica, juego creativo y facilidad para el gol.

Sin embargo, lo que no faltó fue la acostumbrada pasión por la Tricolor, que este 8 de octubre retumbó en el Estadio Nacional.

El marcador electrónico e la gradería sur del Estadio Nacional registra el momento en que los seleccionados ticos entonan el Himno Nacional (foto Rodrigo Calvo).
El marcador electrónico e la gradería sur del Estadio Nacional registra el momento en que los seleccionados ticos entonan el Himno Nacional (foto Rodrigo Calvo).

A continuación, les presentamos una serie de vídeos grabados por el sitio Cronica.cr a lo largo del amistoso Costa Rica-Sudáfrica. ¡Qué los disfruten!

Artículo anteriorIker Casillas: “El estado de Keylor Navas es fantástico”
Artículo siguienteLa maldición de los “Princesos”
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).