El Deportivo Saprissa está de fiesta por su aniversario 87 de fundación, desde el 16 de julio de 1935, con la imagen de sus fundadores, Ricardo Saprissa y Roberto "Beto" Fernández. Un equipo exitoso con 36 títulos nacionales, nueve de Copa, tres de la Concacaf, tres de la Fraternidad Centroamericana y dos de la Copa Uncaf, incluido un tercer lugar en el Mundial de Clubes de la FIFA; cuatro nacionales y una Uncaf con su equipo femenino. Algunas de sus figuras emblemáticas son Mario "Catato" Cordero, Álvaro Murillo, Édgar Marín, Eduardo "Flaco" Chavarría, Evaristo Coronado, Keylor Navas, Michael Barrantes, Christian Bolaños y Carolina Venegas (fotos archivo de Unafut, Concacaf, Saprissa, José Antonio Pastor y Rodrigo Calvo; montaje fotográfico de Mario Calvo).

El Deportivo Saprissa festeja a lo grande sus 87 años de existencia como institución futbolística, este 16 de julio del 2022, desde su fundación en 1935, con una colección de galardones que lo tienen ubicado como el equipo más exitoso de Centroamérica y el que que acumula mayor cantidad de títulos ganados en la Primera División, con 36 trofeos nacionales, tres de la Liga de Campeones de la Concacaf, tres de la Fraternidad de Centroamérica, uno de la Uncaf, otro de la Copa Camel y el último obtenido en la Liga de la Concacaf.

La gestión saprissista lo posesiona como el equipo más ganador del Istmo centroamericano, el quinto con más campeonatos de liga obtenidas en el continente americano y el decimotercero en el planeta-fútbol. Los morados se sitúan hoy como el equipo de la Concacaf con más trofeos en la Primera División, dos más que el CD Olimpia de Honduras (34 cetros locales) y cinco más que el CSD Municipal (31) y el Comunicaciones, ambos de Guatemala (31); y seis más que su archirrival costarricense, la Liga Deportiva Alajuelense (30) y el Diriangén FC de Nicaragua (30).

Después figuran el Club Sport Herediano con 29 campeonatos, el Real Estelí FC de Nicaragua, con 28; el Robin Hood de Paramaribo, Surinam, con 24; el Defence Force, de Trinidad y Tobago, con 23, el CD Motagua de Tegucigalpa, Honduras; y el CD FAS, de Santa Ana, El Salvador, los dos con 18; y el CD Águila, de San Miguel, El Salvador, con 16.

Los equipos de Norteamérica (Canadá, Estados Unidos y México) están lejos de estos registros. En México, el Club América posee 17 títulos y el Club España 15, incluidos los certámenes aficionados y profesionales, seguidos por el Guadalajara con 12 y el Toluca con 10.

El Toronto Italia es el que tiene mayor cantidad de premios en Canadá, con 11, mientras que en Estados Unidos los que tienen más son el Cosmos de Nueva York (NASL), con cinco, y Los Ángeles Galaxy (MLS), con cinco.

Adicionalmente, el Saprissa figura dentro del privilegiado grupo de clubes que, en el mundo del balompié, alcanzaron más de 30 títulos, entre “grandes” instituciones y otros sumamente desconocidos. Un grupo que integran el Rangers (55 cetros) y el Celtic de Glasgow, Escocia (52); Linfield FC, Irlanda del Norte (56); el Peñarol (51) y Nacional (48), de Montevideo, Uruguay; el Olympiacos FC de Grecia (47), el Olimpia (45) y el Cerro Porteño (34), Paraguay; el South China, Hong Kong (41); Al Ahly, Egipto (42); el Benfica (37), de Lisboa, Portugal; el River Plate (37) y Boca Juniors (34), de Buenos Aires, Argentina; el Sparta Praga, República Checa (36); el Ajax de Amsterdam, Holanda (36); la Juventus de Turín, Italia (36); el Real Madrid CF, de España (35); el Anderlecht, de Bélgica (34); y el CSKA Sofía, de Bulgaria (31).

Otro reconocimiento internacional para el Saprissa se presentó en octubre del 2009, cuando fue noticia en el mundo. La Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol (IFFHS), con sede en Liepzig, Alemania, lo designó el “Equipo del Siglo XX de la Concacaf”. Dicho trofeo lo recibió siete meses después, en mayo del 2010, en una ceremonia celebrada en Londres, Inglaterra.

UN EQUIPO EXITOSO

Históricamente, el Deportivo Saprissa se fundó hace 87 años, el 16 de julio de 1935, en el barrio josefino de Los Ángeles, y muy pronto brilló en el firmamento futbolístico costarricense, cuando evolucionó rápidamente de club de barrio a un fenómeno de masas en Costa Rica, al convertirse en modelo de juego, contar con jugadores ganadores y lo adornó con un sinnúmero de títulos nacionales e internacionales.

La historia arrancó en la tercera década del siglo pasado. El dirigente deportivo Roberto Beto Fernández tenía un club de fútbol en la vecindad “La Concretera”, en el barrio Los Ángeles de San José, y le propuso a los miembros de su club, en la zapatería propiedad de Fausto Leiva en donde trabajaba, constituir un equipo de fútbol para competiciones sobre todo a nivel de ligas infantiles y juveniles.

Pero sin saber la gran importancia que iba a tener ese mismo club para la historia del fútbol costarricense. En una reunión para decidir el nombre del club surgió el de Ricardo Saprissa. Beto Fernández sugirió llamarlo Deportivo Saprissa y el señor Leiva le hizo una carta que el mismo Fernández le entregó a don Ricardo quien prometió ayuda, en esta forma quedó oficialmente constituido el Saprissa F.C. un 16 de julio de 1935.

Ese año, el equipo Lluvia de Oro organizaba un campeonato para cuadros infantiles, que no era avalado por la Federación Nacional de Fútbol. Un año después, con la creación de la Liga Menor de Fútbol en julio de 1936, y el Saprissa FC fue uno de los nueve equipos participantes en el primer certamen, incluso fue subcampeón al perder la final 1-0 ante el Boca Juniors de barrio Aranjuez, el 26 de febrero de 1937 en el Estadio Nacional.

En el torneo siguiente, el Saprissa obtuvo el campeonato infantil. Para el certamen 1937-1938, la cantera de promesas había crecido y se creó la categoría juvenil junto a la infantil; en ambas divisiones fueron campeones. En la temporada 1939-1940 repitieron y ganaron los dos campeonatos.

En julio de 1941, el infantil del Saprissa se convirtió en el primer equipo de la categoría de Costa Rica que realiza una gira al extranjero, al regresas invicto de El Salvador. En muy poco tiempo, los morados fueron verdaderos protagonistas. Un año después, en 1942 el infantil del Saprissa conquistó el campeonato nacional de la categoría. Un problema se presentó cuando los jugadores, que comenzaron a surgir naturalmente del proceso de liga menor, no tenían cabida en la primera división; fue donde emergió la idea de competir en la categoría mayor. En 1946 el equipo participó en el campeonato de Tercera División donde alcanzó el subcampeonato.

Desde su fundación en 1935 hasta 1947, el Saprissa fue el amo y señor de los campeonatos menores que se organizaron en el país. En este lapso logró once títulos en categoría infantil, nueve en la juvenil y dos series invicto en El Salvador y Costa Rica. De inmediato ganaron la Tercera y Segunda Divisiones, en 1947 y 1948.

Ascendieron en 1949, pese a perder la promoción con la Sociedad Gimnastica Española, pero fue el este club josefino el que propuso su ascenso, invitados “por la ventana”, pues sentía que su potencial iba a ser exitoso en la liga superior. Con el paso de los años, esta premonición de la Gimnástica se hizo una feliz realidad para sus numerosos aficionados.

Los morados conquistaron el primer campeonato costarricense en el fútbol superior en 1952, en forma invicta, en una época en la que ya lucían jóvenes promesas como Rodolfo Cholo Sanabria, Mario Catato Cordero, Alex Sánchez, Elías Valenciano, Constantino Tulio Quirós, Carlos Chino Láscarez, Álvaro Murillo, Rodolfo Herrera y Rubén la Rata Jiménez, al mando del técnico brasileño Otto Pedro Bumbell.

La conquista de los títulos nacionales la continuó con solvencia en 1953, 1957, 1962, el bicampeonato consecutivo en 1964 y 1965, y posteriormente, un tricampeonato en 1967, 1968 y 1969. Se convirtió también en el primer equipo de América Latina en realizar una gira alrededor del mundo, en 1959, que duró 74 días por 25 países.

Pero en la siguiente se transformó en un club histórico en el país, al imponer el récord nacional con la mayor cantidad de campeonatos seguidos, entre 1972 y 1977, hazaña que no ha sido empatada todavía por ningún otro club costarricense e igualó entonces el mejor registro latinoamericano, que había impuesto el Rácing Club, de Buenos Aires, Argentina, entre los campeonatos de Primera de 1913 a 1918.

Aquella época también llenó las vitrinas del club tibaseño, al conseguir tres cetros del Torneo Centroamericano de la Fraternidad, en 1972, 1973 y 1978; y dos cetros de Copa, la Federación de 1970 y la Juan Santamaría de 1972, así como el Torneo de Campeones en 1976.

Tres cuerpos técnicos llevaron a cabo la tarea de alcanzar estos prestigiosos galardones; en primer término, el entrenador Marvin Rodríguez alzó cuatro trofeos, luego un torneo con la dupla emergente de Giovanni Rodríguez y Guillermo Coco Hernández, y, finalmente, al mando del rígido técnico checoslovaco Josef Karel.

Estos estrategas se rodearon de una generación inolvidable de figuras que, entre otros, integraron Juan Gutiérrez, Marco Antonio Rojas, Fernando Solano, Javier Michelín Masís, Nelson Bastos, el mismo Coco Hernández, Heriberto Rojas, Luis Bolívar Quirós, Wilberth Barquero, Fernando Príncipe Hernández, Asdrúbal Yuba Paniagua, Hernán Morales, Carlos Santana, Manuel Gerardo Puro Ureña, Francisco Chico Hernández, Jaime Jimmy Grant, Édgar Marín, Carlos Solano, el brasileño Odir Jacques, el uruguayo Miguel Ángel Mansilla y Gerardo Solano.

Durante los años 80 y 90, el Saprissa vivió otra etapa de victorias y títulos compartida con su archienemigo, Alajuelense, y el Herediano. Se apoderó de los campeonatos de 1982, 1988, 1989, 1993-1994, 1994-1995, 1997-1998 y 1998-1999, además de los cetros de la Concacaf en 1993 y 1995. En la campaña 1998-1999, se transformó entonces en el equipo con más goles en una sola temporada, con 108.

Para marzo del 2003, el club morado sufrió una transformación radical, cuando fue adquirido por el polémico empresario mexicano Jorge Vergara (ya fallecido, en el 2019). La nueva administración se inclinó por jugadores y técnicos nacionales (Hernán Medford, Jeaustin Campos y Roy Myers), y se apoderó de siete títulos nacionales (tres de torneos largos y cuatro cortos), el cetro de la Uncaf 2003, el de la Concacaf 2005 y ocupó un histórico tercer lugar en el Mundial de Clubes 2005, para empatar el mismo logro que había tenido el Necaxa de México en el 2000; luego lo alcanzarían otros dos clubes aztecas, el Pachuca en el 2017 y el Monterrey en las citas del 2012 y 2019.

No olvidar que en ese período, la institución impuso dos récords nacionales significativos, ambos en la temporada del 2003-2004, con el rendimiento en un certamen de más puntos logrados (108) y el más prolongado invicto al inicio de un campeonato (21 partidos).

Posteriormente, en el 2011, tras ocho años de ser el dueño mayoritario del Saprissa, Vergara se negó a invertir más en el equipo y terminó vendiendo sus acciones al grupo de Horizonte Morado, que asumió el control de los morados bajó el mando de los dirigentes Juan Carlos Rojas (su jerarca), Édgar Zurcher y Alberto Raven.

Pasaron más de dos años sin éxitos deportivos hasta que la organización morada se adjudicó siete trofeos más en la Primera División: los Torneos de Verano 2014, con el estratega Rónald González; el Invierno 2014, al mando de Jeaustin Campos; el Invierno 2015 y el Invierno 2016, con Carlos Watson; el Apertura 2018, con Vladimir Quesada; el Clausura 2020, con Wálter Centeno; y, el último, el Clausura 2021, con Mauricio Wright. El club firmó otra cadena de éxitos y logró, igualmente, el Torneo de Copa en el 2013 y la naciente Liga de la Concacaf en el 2019. Y en el fútbol femenino es el club nacional con más galardones en la Primera División, con cuatro cetros (2012, 2014, 2015 y 2018); así como un cetro internacional, la Copa Interclubes de la Uncaf en el 2019, que se dejó de forma invicta.

¡Felicitaciones, morados, por su 87 aniversario de fundación!


MOMENTOS HISTÓRICOS DEL SAPRISSA

1
2
Artículo anteriorEl inolvidable día cuando Costa Rica se clasificó a Italia ’90
Artículo siguienteShirley Cruz disfruta sus 104 juegos y 20 años con ‘Sele’
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).

2 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.