Los experimentados Kevin Sancho, Daniel Cambronero, Verny Scott y Johan Condega sufren el descenso de La U Universitarios, luego de la derrota 5-0 ante Jicaral, el pasado 30 de mayo (foto Prensa de Jicaral Sercoba)

La U Universitarios sumó en este Torneo de Clausura 2020 el cuarto descenso de categoría en su vasto expediente en el fútbol profesional de Costa Rica, por el que ha pasado con tres nombres diferentes.

Fundado en 1941, como Universidad Nacional, y ascendido ese mismo año a la Primera División por decreto del Presidente Rafael Ángel Calderón Guardia, la franquicia que pasó a llamarse Universidad de Costa Rica (UCR) y luego La U dejó la máxima categoría en los campeonatos de 1955, 1977, Verano 2011 y Clausura 2020. Registra un título en la Primera, en 1943.

Se une así a media docena de equipos que ostentan la no muy grata etiqueta de los clubes con más descensos en el balompié nacional. Se trata de Turrialba FC (6 descensos), Club Sport Uruguay de Coronado (5), San Carlos (5), Carmelita (5) y la Asociación Deportiva Ramonense (4).

El Buenos Aires fue el primer club que descendió de categoría en 1935, cuando la Federación Nacional de Fútbol decidió que era necesario ese “castigo”, pues algunos equipos parecían “no tomarse en serio” el certamen.

Sin embargo, el descenso fue lo primero en no tomarse con la seriedad del caso, porque hasta 1955 no volvió a aplicarse de forma directa contra el último lugar de la tabla de posiciones. En ese lapso, no hubo descenso en algunos torneos y en otros se disputó una serie de promoción con el campeón de la Segunda División, que no era necesariamente un descenso.

De hecho, en 1955, fue precisamente la Universidad Nacional uno de los “favorecidos” cuando volvió a establecerse el descenso directo para el colero del torneo.

Los universitarios habían salvado la categoría en 1952 y 1953, cuando terminaron empatados en el último lugar de la tabla con Moravia y Gimnástica Española, respectivamente, y evitaron jugar la serie de promoción al ganar un partido de desempate.

No corrieron la misma suerte en el siguiente torneo (el campeonato de 1954 fue declarado desierto), cuando la Federación decidió que los últimos dos lugares descendería a Segunda División. Moravia ocupó la última casilla y bajó automáticamente, mientras los académicos empataron en el penúltimo puesto con Uruguay de Coronado, pero perdieron la serie de desempate (1-2 y 0-3) y finalmente dijeron adiós a la máxima categoría.

Regresarían a Primera División en 1973, como Universidad de Costa Rica (UCR), y en los torneos siguientes disputarían dos pentagonales por el no descenso, hasta que en 1977 se despedirían una vez más al acabar últimos en una inédita heptagonal por el no descenso.

Ahí comenzó su más larga estancia en la Segunda División, tres décadas de espera hasta que en la temporada 2006-2007 volverían a Primera. Cuatro años después, en el Verano 2011, se confirmaría una nueva despedida, anunciada desde el torneo anterior, cuando se salvaron del descenso por diferencia de goles.

El regreso se daría sólo dos años después, en el 2013. Darían la sorpresa un año más tarde, con una merecida clasificación a las semifinales del Verano 2014, pero después vendría la caída, salvando la categoría por tres puntos (2017) y después de una milagrosa recuperación en el Clausura del 2019.

El milagro no ocurrió este torneo, cuando cambiaron de nombre a La U Universitarios, pero la pésima labor del Apertura 2019 se repitió en el Clausura y dejó a los celestes como los nuevos inquilinos de la Liga de Ascenso a falta de tres jornadas por jugar.

Los jugadores universitarios, entre ellos su goleador, el argentino Hernán Fener (izquierda), sufrieron en Jicaral el descenso de su equipo, el 30 de mayo anterior (foto Prensa de Jicaral Sercoba).

Curiosidades del descenso

> Varios clubes del fútbol costarricense descendieron y no regresaron nunca más a la Primera. Le sucedió a Moravia, Buenos Aires, Rohrmoser, Palmares, Osa y Santacruceña que incluso desaparecieron.
> Otros tuvieron la fortuna de regresar sólo un año después de haber descendido, como Cartaginés (1984), Curridabat (1986), Santos de Guápiles (2009) y San Carlos (2018).
> Curridabat tiene una historia aparte con los descensos: Subió a Primera en 1984, descendió en 1985, volvió a subir en el 86 y a bajar en el 87, para no volver más.
> Sagrada Familia y Orión FC son los únicos equipos que descendieron luego de jugar una serie de promoción o “liguilla de no descenso” ante el subcampeón de la Liga de Ascenso.
> En el torneo de 1977 se dio una cifra récord de descendidos: UCR, Turrialba y San Carlos, que aunque fue el campeón de Segunda División, ascendió para disputar una heptagonal con los últimos lugares de la etapa regular del torneo de Primera y no logró “salvar la categoría” que acababa de estrenar.

Equipos con más descensos

El equipo de Turrialba FC que descendió en la temporada 1996-1997. Desde entonces, los azucareros no han vuelto a la máxima categoría (foto de La Nación).

Con 6 descensos:

  • Turrialba FC (1966, 1970, 1973, 1977, 1980, 1996-1997).

Con 5 descensos:

  • Club Sport Uruguay (1959, 1967, 1970, 1992, Verano 2016).
  • San Carlos (1969, 1977, 2003-2004, Verano 2013, Verano 2017).
  • Carmelita (1961, 1983, 1993-1994, Verano 2009, Verano 2019).

Con 4 descensos:

  • Asociación Deportiva Ramonense (1988, 1998-1999, 2005-2006, Verano 2010).
  • Universidad de Costa Rica, UCR (1955, 1977, Verano 2011, Clausura 2020).

Con 3 descensos:

  • Orión FC (1957, 1968, Verano 2012).
  • Barrio México (1965, 1979, 1984).
  • Limón FC (1969, 1994-1995, 2001-2002).
  • Asociación Deportiva Guanacasteca (1978, 1992-1993, 1995-1996).

Con 2 descensos:

  • Club Sport La Libertad (1958, 1960).
  • Municipal Puntarenas (1972, 2000-2001).
  • Goicoechea (1981, 1999-2000).
  • Curridabat (1985, 1987).
  • Sagrada Familia (1986, 1994-1995).
  • Belén FC (1997-1998, 2004-2005).

Con 1 descenso:

  • Buenos Aires (1935).
  • Moravia (1955).
  • Sociedad Gimnástica Española (1961).
  • Rohrmoser FC (1971).
  • Club Sport Cartaginés (1982).
  • Palmares (1991).
  • Osa (2002-2003).
  • Santacruceña (2006-2007).
  • Santos de Guápiles (Verano 2008).
  • Puntarenas FC (Verano 2014).
  • AS Puma Generaleña (Verano 2015).
  • Municipal Liberia (Verano 2018).

Fuentes consultadas: Sitio web unafut.com, libro “Historia de lucha, pasión y goles” de la Unafut, archivo del sitio Buzón de Rodrigo. Fotografías: Prensa de Jicaral Sercoba y archivo del diario La Nación.

Artículo anteriorEscocia aún tiene “sangre en el ojo” por Juan Cayasso y Gabelo Conejo
Artículo siguienteEscocia no la ha pasado bien contra Costa Rica
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).