Frank Mejías (centro, arriba), primer futbolista cubano en Costa Rica, participó en un desfile organizado por el Club Sport La Libertad hace 95 años, en setiembre de 1925, cuando se dio el juramento a la bandera. Lo encabezó el entonces Presidente de la República, Ricardo Jiménez (centro, abajo), junto a los equipos libertos de fútbol y del baloncesto femenino. Los acompañan Miguel Ángel Ulloa, Pedro Quirce, Miguel Jiménez, arriba; Lina Colombari, Angela Cambronero, Eloisa Madrigal, Alicia Leandro y Lola Madrigal (foto revista '75 aniversario del Club Sport La Libertad', 1980).

El 13 de setiembre de 1925, hace 95 años, el defensor cubano Frank Mejías debutó en las filas del Club Sport La Libertad y se convirtió en el primer futbolista extranjero que disputó un partido oficial en el Campeonato Nacional de la Primera División de Costa Rica.

Ese domingo, los libertos se enfrentaron al Club Sport Herediano, en el Estadio Nacional de San José. El juego finalizó empatado 2-2 y, según las crónicas de la época, fue uno de los mejores partidos del torneo.

“Ayer renació en las personas amantes del deporte, el entusiasmo por estos encuentros que ya habían sido casi olvidados debido a la poca intensidad de los partidos que se efectuaron anteriormente. El Estadio Nacional se vio el domingo, si no como en uno de aquellos días famosos para el deportismo nacional, por lo menos con un número crecido de espectadores, que acudían a presencia el sensacional encuentro”, afirmó el cronista que firmó con el seudónimo de Spectator, en el Diario de Costa Rica.

El partido, de hecho, fue bastante esperado por la afición nacional, debido a que la baja calidad de los encuentros anteriores había disminuido los ingresos por taquilla del Estadio Nacional, recién inaugurado a finales de diciembre de 1924, y se esperaba que el duelo entre los mejores equipos de aquel momento levantaría la emoción de los aficionados.

Frank Mejías en Costa Rica
Frank Mejías, defensor cubano, jugó poco con La Libertad en el torneo nacional de 1925 (foto archivo de Rodrigo Calvo).

Desde varios días antes del partido, los diarios anunciaron detalles llamativos del duelo, como el debut de Mejías, el arbitraje del inglés Martel Marshall y la participación de un referente del equipo florense, Joaquín Manuel Toquita Gutiérrez, recién llegado de Estados Unidos.

Los periódicos de la época no detallan específicamente la labor de Frank Mejías en el juego, pero sí señalan que la ausencia de un jugador durante los primeros minutos del cotejo le dio mucho trabajo a la defensa liberta.

De hecho, los heredianos –que entonces jugaban vestidos de blanco y azul– anotaron su primer gol cuando los josefinos –con uniforme blanco y negro– aún no habían completado los 11 hombres sobre el terreno de juego. Lo convirtió su atacante Guillermo Zapa Pérez.

La Libertad pudo terminar de reunir a todo el plantel hasta el minuto 12, cuando ingresó el atacante Miguel Ángel Ulloa Zamora, quien había jugado temprano un partido casi en su totalidad con el plantel liberto de la Segunda División, que igualó 1-1 ante el equipo Colón; así que, curiosamente, disputó dos partidos en un solo día, aquel 13 de setiembre de 1925. Ulloa perteneció a la institución blanquinegra, de 1923 a 1936, y con el paso de los años se convirtió en periodista, narrador de radio, árbitro, dirigente deportivo, farmacéutico e historiador del fútbol costarricense.

Después las acciones del encuentro se equilibraron, aunque por momentos se excedió en el juego brusco de parte de los futbolistas. Vino un segundo tanto florense de Claudio Cayito Arguedas, pero La Libertad se repuso e igualó a dos la contienda con las conquistas de su eterno goleador, Rafael Ángel Macho Madrigal, en la primera parte; y luego del célebre volante Juan Gobán, en la etapa complementaria.

Fortuna de Cuba
El Fortuna de La Habana, Cuba, fue el primer equipo extranjero que vino a Costa Rica, hace 95 años, entre junio y julio de 1925. En el barco que llegó este club al país venía Frank Mejías pero como ciudadano y no como jugador, en procura de un trabajo aquí, dado que no formaba parte de su plantel de futbolista (foto archivo de Rodrigo Calvo).

Frank Mejías jugó poco en el país

La llegada de Frank Mejías al país se dio en junio de 1925. Provenía de La Habana, Cuba, en el mismo barco que atracó en Limón donde viajaba también la delegación del equipo antillano Fortuna, de la capital cubana e integrado por futbolistas de esa nacionalidad, húngaros y españoles, que lo transformó en el primer club extranjero en jugar en Costa Rica.

El Fortuna realizó aquí presentaciones en el Estadio Nacional, entre el 28 de junio y el 5 de julio de ese año, al realizar tres encuentros ante las selecciones provincial y josefina. Los visitantes se fueron invictos del territorio nacional, al sumar dos victorias y un empate, pero Mejías no participó en ninguno de esos encuentros amistosos.

“Entonces el fútbol cubano era profesional. Incluso muchos de sus jugadores eran europeos que ganaban importantes cantidades en los torneos que realizaban en la isla, por lo que es una verdadera incógnita cómo llegó Mejías al cuadro liberto, ya que en nuestro país no se pagaba en ningún deporte”, explica el historiador José Antonio Pastor en su libro “Historias de luchas, pasión y goles“, de la Unafut (2018).

Lo que trascendió años después, entre historiadores del fútbol local y de Cuba consultados sobre el tema, fue que no se le asignó ningún antecedente destacado a Mejías, incluso se ratificó que nunca estuvo inscrito en ningún equipo de la Primera División cubana y, por lo tanto, nunca jugó un partido oficial de campeonato, quizás solo a nivel aficionado. Solo se le incluye allá como el primero de esa nacionalidad que actuó en Costa Rica como futbolista extranjero; el siguiente caso de un cubano aquí se presentó 93 años más tarde, con la contratación del atacante Marcel Hernández en el Club Sport Cartaginés, a partir del 2018.

Lo cierto es que Frank procuraba hacer “fortuna” en el país, trabajar en lo que fuera y reunir algún dinero que le permitiera viajar a Estados Unidos, en busca del sueño americano. El historiador liberto, Juan Rosales, explicó que pagarle a un jugador era mal visto socialmente en los primeros años de nuestro balompié y La Libertad tampoco podía hacerle frente a un gasto tan significativo, por lo que es de suponer que Mejías debió arreglárselas como pudo mientras permaneció en el país.

El isleño se vinculó a La Libertad para jugar fútbol, al ser inscrito a finales de julio del 25, cuando ya el Fortuna había regresado a Cuba. La intención liberta era reforzar al equipo, tras la salida de Mayid Barzuna a la Liga Deportiva Alajuelense. De hecho, Frank fue registrado como “nuevo socio” del equipo en la sesión del 28 de julio de 1925, junto con Bernabé López, José Díaz y Constantino Díaz.

Según estadísticas del periodista Alexánder Gaitán, Mejías sólo disputó cinco partidos en Costa Rica, de los cuales tres fueron oficiales y dos de carácter amistoso, antes de trasladarse a Estados Unidos el 13 de octubre de 1925, contratado por una compañía de ópera. Nunca más se volvió a tener noticias suyas en la prensa nacional.

En aquella temporada de 1925, el Club Sport La Libertad se coronó campeón nacional de la máxima categoría, que resultó el primer título oficial de su historia, ganado de forma invicta, en los ocho partidos disputados, con un rendimiento del 94%, producto de siete victorias, un empate, cero derrotas, 10 goles a favor y sólo dos en contra.

Dentro de su nómina de monarcas figuró este singular defensor cubano Frank Mejías, que quedó en la historia como el primer jugador extranjero en el balompié federado costarricense de la Primera División, hace 95 años.

Futbol en los años 20
Antes de la apertura del Estadio Nacional, los primeros partidos del Campeonato Nacional de Fútbol de la Primera División se disputaron a comienzos de los años 20 del siglo pasado en las canchas abiertas de La Sabana, San José. En la acción, el portero Gastón Michaud (izquierda), de la Sociedad Gimnástica Española, despeja el balón ante el atacante Rafael Ángel “Macho” Madrigal, del Club Sport La Libertad (foto archivo de José Pastor).

Partido del recuerdo

Herediano 2
La Libertad 2

Fecha y hora: Domingo 13 de setiembre de 1925; 10 a. m.
Lugar: Estadio Nacional, de La Sabana, San José.
Resultado del primer tiempo: Herediano 2-La Libertad 1.
Motivo: Campeonato Nacional de 1925, por la Primera División del fútbol de Costa Rica.

Alineaciones:
Club Sport Herediano: Enrique de Mezerville; Gilberto Beto Arguedas y Jesús Conejo; Rafael M. Piedra, Eladio Rosabal y Francisco Gutiérrez; Guillermo Zapa Pérez, Claudio Cayito Arguedas, Joaquín Manuel Toquita Gutiérrez, Braulio Morales y Angelín Bernini.

Club Sport La Libertad: Manuel Manolo Rodríguez; Frank Mejías y Arturo Aymerich; Miguel Jiménez, Juan Gobán y Miguel Montero; Salvador Papas Tabasch, Rafael Ángel Macho Madrigal, Pedro Quirce y Juan Fonseca. Al minuto 12, los libertos completaron el equipo con el arribo de Miguel Ángel Ulloa.

Árbitro: Martel Marshall (Inglaterra).
Goles: 1-0: Guillermo Zapa Pérez. 2-0: Claudio Cayito Arguedas. 2-1: Rafael Ángel Macho Madrigal. 2-2: Juan Gobán.

Incidencias: Los florenses se quedaron al final del primer tiempo con 10 jugadores, debido a la lesión que sufrió el volante Francisco Gutiérrez en su rodilla, al intentar frenar un remate del ariete liberto Rafael Ángel Macho Madrigal, que lo obligó a ser sacado del campo de juego; Gutiérrez regresó en la segunda parte para completar el grupo, pero no rindió igual pues jugó herido y adolorido.

Desfile 1925 La Libertad
Imagen de un desfile organizado por el Club Sport La Libertad hace 95 años, en setiembre de 1925, cuando se dio el juramento a la bandera. Lo lideró el mandatario Ricardo Jiménez (centro, abajo), junto a los equipos libertos de fútbol y baloncesto femenino. Los acompañan Miguel Ángel Ulloa, Pedro Quirce, Miguel Jiménez y Frank Mejías, arriba; Lina Colombari, Angela Cambronero, Eloisa Madrigal, Alicia Leandro y Lola Madrigal, abajo (foto revista ’75 aniversario del Club Sport La Libertad’, 1980).

FUENTES CONSULTADAS: Libro ‘Historia de lucha, pasión y goles’ (Unafut, 2018), de José Antonio Pastor y Javier Rojas; revistas ’75 aniversario del Club Sport La Libertad’ (1980), de Fernando Naranjo; y ‘Estadio Nacional: Historias de Sol y Sombra’ (‘La Nación’, 2011), de Rodrigo Calvo; periódicos ‘Diario Costa Rica’ y ‘La Nueva Prensa’; archivos de José Antonio Pastor y el sitio web ‘Buzón de Rodrigo’. Fotografías: Revista ’75 aniversario del Club Sport La Libertad’ (1980) y archivo de Rodrigo Calvo.

Artículo anteriorAmistoso de Costa Rica ante Chile en 1996
Artículo siguienteAlexis Goñi, goleador y ‘Chaparrito de Oro’
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).