Optimized EduardoLi2
Optimized EduardoLi2

Nueva York (Estados Unidos) y redacción de Crónica.cr. Un juez de una corte federal en Brooklyn, Nueva York, donde se lleva el caso por corrupción contra exdirectivos de la FIFA, entre los que figura el expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), Eduardo Li Sánchez, propuso este miércoles 3 de agosto abrir el juicio contra ellos en setiembre y octubre del 2017.

El juez del distrito neoyorquino, Raymond J. Dearie, de Brooklyn, quien preside el sonado caso, rechazó en una audiencia la propuesta de la fiscalía para comenzar el proceso en febrero del año próximo, debido a la gran cantidad de documentos que todavía restan por procesar, según informaron fuentes judiciales.

De acuerdo con un documento enviado al juez Dearie, los fiscales del caso señalan que aún están evaluando evidencia recibida en los primeros cuatro meses de este año, que incluye información de bancos suizos, pero consideraban factible tener el caso listo para entonces.

Para Dearie, es más realista que el juicio empiece en setiembre y octubre del 2017, al insistir sobre la cantidad de evidencias que aún se están procesando.

“Quiero establecer un calendario realista”, indicó el juez en la audiencia preliminar que duró 20 minutos.

El fiscal asistente estadounidense, Evan Norris, afirmó que el Gobierno espera presentar cargos adicionales en el caso, pero que era “demasiado pronto para decir” si habría más acusados.

“Nuestra investigación en curso continúa. Es muy activa y bastante amplia”, agregó Norris.

Este juicio en setiembre y octubre del 2017 implicaría a siete exdirigentes del fútbol, integrantes del Comité Ejecutivo de la FIFA, y a un exejecutivo de comercialización, que están entre los 42 individuos y entidades involucradas hasta ahora en un caso que sacudió el mundo del fútbol.

Eduardo Li (centro) sale este 3 de agosto de la breve audiencia en la Corte del Distrito Este de Brooklyn, Nueva York, a la par de sus abogados Samuel Rosenthal (izquierda) y Róger Guevara. A Li se le investiga por tener una supuesta relación con 14 delitos, dentro de los cuales destacan el lavado de activos.
Eduardo Li (centro) sale este 3 de agosto de la breve audiencia en la Corte del Distrito Este de Brooklyn, Nueva York, a la par de sus abogados Samuel Rosenthal (izquierda) y Róger Guevara. A Li se le investiga por tener una supuesta relación con 14 delitos, dentro de los cuales destacan el lavado de activos.

Los ocho acusados se habían declarado previamente “no culpables” y este miércoles ratificaron esa afirmación.

Uno de ellos será Eduardo Li Sánchez, exlíder de la Fedefútbol. El empresario se presentó a la audiencia de manera puntual con traje negro, junto a su sobrino, Andrés Venegas, y el abogado costarricense, Róger Guevara, quien lleva el caso desde que el exdirigente fue detenido en Suiza y se ha mantenido paso a paso con él en lo que respecta a su situación legal.

“La audiencia fue un seguimiento del caso en la que el juez decidió sobre las futuras acciones. Es una etapa procesal rutinaria de conformidad con el procedimiento de los Estados Unidos”, indicó Guevara al diario La Nación.

El juez anunció que el juicio será calendarizado para otoño de 2017. Concluyó la audiencia indicando que pronto emitiría el calendario exacto de las próximas etapas”, añadió.

Según dijo Guevara al mismo periódico, Li se encuentra “en buen estado anímico y de salud”, asiste a servicios religiosos, tiene acceso a Internet, televisión y teléfono, y realiza ejercicios tres veces por semana en un gimnasio cercano a su apartamento.

El expresidente de la Fedefútbol, Eduardo Li (centro), asistió a una audiencia en la Corte del Distrito Este de Brooklyn, Nueva York, el 13 de abril pasado. Al salir lo acompañaron sus abogados Samuel Rosenthal, Róger Guevara y Thomas Zeno, y su sobrino, Andrés Venegas.
El expresidente de la Fedefútbol, Eduardo Li (centro), asistió a una audiencia en la Corte del Distrito Este de Brooklyn, Nueva York, el 13 de abril pasado. Al salir lo acompañaron sus abogados Samuel Rosenthal, Róger Guevara y Thomas Zeno, y su sobrino, Andrés Venegas.

A Li, de 57 años, se le investiga por tener relación con un total de 14 delitos, dentro de los cuales destacan el lavado de activos, el fraude por correo electrónico y al recibir sobornos por temas de derechos de transmisión de partidos oficiales y amistosos de la Selección de Costa Rica, entre otros.

En diciembre anterior, ya se había declarado “no culpable”, incluso junto a los otros siete implicados, varios de ellos, en cuenta Eduardo, negociaron bonos millonarios para poder vivir en arresto domiciliario, condición bajo la que se mantienen actualmente.

También se enjuiciará a José María Marín, expresidente de la Confederación de Fútbol de Brasil; Juan Ángel Napout, exjerarca de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol); y a Héctor Trujillo, exsecretario general de la Federación de Fútbol de Guatemala.

Se les unen Rafael Esquivel, expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol y exviceprersidente de la Conmebol; Julio Rocha, exjerarca de la Federación Nicaragüense de Fútbol; y a Costas Takkas, exfutbolista, exsecretario general de la Federación de las Islas Caimán y antiguo adjunto a la presidencia de la Confederación de Fútbol de Norteamérica, Centroamérica y del Caribe (Concacaf).

Junto a estos exdirectivos figurará el estadounidense Aaron Davidson, presidente de la firma Traffic Sports USA, una empresa basada en Miami que se dedica a promover eventos futbolísticos en Norteamérica, la región centroamericana y el Caribe.

El expresidente federativo nicaragüense, Julio Rocha, al salir este miércoles 3 de agosto de la audiencia en la Corte del Distrito Este, de Brooklyn, Nueva York. Se declaró "no culpable" ante la justicia estadounidense.
El expresidente federativo nicaragüense, Julio Rocha, al salir este miércoles 3 de agosto de la audiencia en la Corte del Distrito Este, de Brooklyn, Nueva York. Se declaró “no culpable” ante la justicia estadounidense.

Unas 42 personas y entidades fueron acusadas en total en el escándalo de corrupción de dirigentes de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) a petición del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Los fiscales estadounidenses acusan a los imputados de enriquecimiento ilícito por presuntamente participar en esquemas que involucran más de 200 millones de dólares en sobornos y coimas, tanto pedidos como recibidos por funcionarios del fútbol para derechos de mercadeo y publicidad, durante la transmisión de torneos y partidos de fútbol organizados por la FIFA.

Un total de 16 exdirectivos de ese organismo deportivo y otros dos acusados, vinculados con compañías de mercadeo, se declararon culpables.

El viernes pasado lo hizo Brayan Jiménez, exdirigente de la Federación de Fútbol de Guatemala, por lo que evitará el juicio. Se desconoce cuándo será sentenciado.

La investigación sumió a la FIFA, con sede en Zúrich, y a entidades regionales de fútbol en una crisis sin precedentes. El recientemente electo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha prometido restaurar la mancillada imagen de la organización.

Artículo anteriorCelso Borges se ilusiona con la próxima Liga española
Artículo siguienteUna tercera división elimina al club de Cristian Gamboa