Didier Gutiérrez Román con 38 años de edad y en la madurez de su exitosa carrera deportiva, durante un partido del Campeonato Nacional de la Primera División de 1978, celebrado a estadio lleno en el estadio "Miguel 'Lito' Pérez". Era la época en que el ágil guardameta fue figura clave del Municipal Puntarenas cuando resultó subcampeón del fútbol costarricense (foto archivo de José Antonio Pastor).

PREGUNTA:
A Didier Gutiérrez siempre lo admiré como portero del fútbol nacional, en especial cuando tenía 43 años y se vinculó en 1983 a mi club preferido, el Barrio México, que se llamaba Municipal San José. Recuerdo que esa vez le realicé un homenaje en Curridabat, junto a unos amigos. Al fallecer en el 2018 en Orotina, me gustaría conocer detalles de su brillante trayectoria deportiva.
Édgar Camacho Moreira (Río Segundo de Alajuela)

Didier Gutiérrez Román marcó época en Costa Rica como uno de los más sobresalientes guardametas de la historia del fútbol nacional, desde su ingreso a la Primera División en 1964, al surgir de la siempre inagotable cantera del Pacífico.

Su legendaria trayectoria deportiva brilló en la portería del Puntarenas FC, en los inicios de sus años mozos, y posteriormente en el Barrio México, en el ocaso de su carrera, incluso integró la Selección tica que se clasificó a los Juegos Olímpicos de Moscú 1980.

La mayor parte de su carrera usó una boina y prefería no ponerse guantes. Se le recuerda como un arquero suicida, que se lanzaba a los pies del delantero a arrebatarle el balón, dentro de un repertorio de jugadas en la que muchas veces expuso su físico para evitar el gol. Sus mayores virtudes en un terreno de juego fueron su buena colocación en el marco, agilidad, reflejos felinos y condición física.

Nacido en Orotina, Alajuela, el 7 de julio de 1940, en el hogar formado por sus padres Nicanor Gutiérrez y Pilar Román, comenzó en equipos de canchas abiertas de Ciudad Neily, donde radicaba por razones laborales (administraba un bar), y la misma Selección de Orotina.

Didier Gutiérrez en el antiguo Estadio Nacional, con uno de los principales equipos titulares del Puntarenas FC en 1965, cuando ya tenía un año de militar en la Primera División. Arriba (de izquierda a derecha): Didier Gutiérrez, Franklin “Curro” Suárez, Ascensión “Lepanteño” Moraga, Alfonso Estupiñán, Eduardo “Pistón” Velásquez y José “Zurdo” Espinoza. Abajo: José Santos “Pelón” Martínez, Jorge Arturo Morales, Jorge Bolaños, Juan Ulloa y Daniel “Patona” Bosques (foto archivo Rodrigo Calvo).

Descubierto a los 22 años de edad por el técnico húngaro Ferenc Meszaros, en un amistoso con Orotina, se incorporó en 1963 al Puntarenas FC al tiempo que descartó ofertas concretas de dirigentes de Alajuelense, Saprissa y Herediano.

Precisamente, cuando apenas conocía a sus compañeros, consiguió debutar con el club porteño en la liga tica el 25 de abril de 1964, en el juego que perdió 0-1 en casa ante el Club Sport Uruguay, de Coronado, según los registros de Gerardo Coto, periodista de la Unión de Clubes de la Primera División (Unafut).

“Ese equipo de Puntarenas era muy unido, integrado por jugadores porteños y solo dos de Orotina, un extremo muy rápido, (Porfirio) Bombita Cordero, y yo. Le llamaban ‘el Terror de los equipos grandes” porque le ganó a la Liga, Saprissa, Heredia y Cartago. Un equipo de respeto que era muy admirado, porque marcó época en el fútbol nacional, aunque que no llegó a ser campeón por culpa de los dirigentes porteños”, resaltó Didier en una de sus últimas entrevistas, que concedió en su casa de Orotina al sitio webBuzón de Rodrigo“, en setiembre del 2015.

Posteriormente, tras jugar en 1972 con Puntarenas FC en el Torneo Centroamericano de la Fraternidad y descender de categoría en el torneo local, se vinculó primero al Municipal Limeño de El Salvador y luego al Deportivo México, con el que fue subcampeón nacional en 1976; con el equipo josefino también disputó en 1977 el Centroamericano de la Fraternidad. Volvió al Municipal Puntarenas y también obtuvo el subtítulo de la Primera División en 1978, tras la final que perdió con el Herediano.

En su siguiente pasaje vivió su segunda experiencia en el exterior con el Real España, de Honduras, donde disputó 18 partidos con el Real España en los torneos 1980-1981 y 1981-1982, además de que fue campeón con este equipo catracho en 1980. Gutiérrez retornó a finales de ese año y se vinculó por dos torneos al Municipal San José (hoy Barrio México). Allí actuó hasta el Campeonato de 1983, con lo que se convirtió en el jugador más longevo en la máxima categoría del fútbol de Costa Rica, a la edad de 43 años, cuatro meses y 13 días.

En estos torneos, completó con los josefinos siete partidos en 1982 y 25 en el 1983. A Didier lo escoltan Ricardo Harris (Limón, San Carlos, Brujas, Puntarenas FC y Santos), Isidro Williams (Uruguay), Aníbal Ñeco Varela (Herediano y La Libertad) y Bismark Duarte (Ramonense, Puntarenas y Guanacasteca); los cuatro jugaron hasta los 41 años en la Primera División.

Aquí acumuló 376 partidos de la Primera División, de los cuales 237 los hizo con Puntarenas para convertirse en el portero con más juegos en la historia de club porteño, según los archivos de la Comisión de Historia y Estadísticas del fútbol tico, publicados en la Unafut.

Las últimas temporadas de Didier las cumplió en clubes de la Segunda División y en la aficionada, con Guanacasteca, Municipal Liberia, Rosalilia, Instituto Costarricense de Puertos del Pacifico (INCOP) y San Miguel, hasta su retiro definitivo del fútbol en 1987.

Adicionalmente, la Unafut detalló en su sitio web que Didier completó 41 encuentros internacionales de interclubes al reforzar al Barrio México, Alajuelense, Saprissa, Herediano, Orión FC y el mismo Puntarenas. A criterio suyo, los partidos más memorables los cumplió en el antiguo Estadio Nacional con Alajuelense ante el Werder Bremen de Alemania, en duelo que igualó 1-1 en 1970; y con Saprissa frente al Santos de Brasil, en choque que finalizó 3-5 en 1972 y en el cual el “Rey Pelé” anotó un gol de chilena.

Como seleccionado nacional fue convocado ocho veces. Jugó en los Norcecas de Guatemala (1965) y Trinidad y Tobago (1971), las eliminatorias a los Mundiales de Inglaterra 1966 y México 1970, así como la fase clasificatoria de la Concacaf hacia los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, cuando fue clave al ganar el país el ansiado boleto a las justas durante una triangular final contra Estados Unidos y Surinam.

Sin embargo, Didier no llegó a disputar la competencia olímpica por discrepancias con miembros federativos y tras padecer una úlcera en el estómago, que le sobrevino en los días en que se dio la lista final de 18 futbolistas que asistió a la cita moscovita.

A partir de su estreno oficial el 21 de febrero de 1965 en el choque eliminatorio hacia la cita de Inglaterra 1966 contra Trinidad y Tobago (ganó 4-0), en el Estadio Nacional, el legendario guardameta efectuó 24 partidos internacionales con la Tricolor, de los cuales sólo 10 fueron de clase A, entre 1965 y 1980, cuando visitó Centroamérica, Estados Unidos, Surinam, Trinidad y Tobago, Curazao, Aruba, Haití, Venezuela y Colombia.

Tras padecer varios quebrantos de salud en los últimos años, en especial problemas pulmonares, Didier Gutiérrez falleció el pasado miércoles 8 de agosto del 2018, a los 78 años en su natal Orotina.

Didier Gutiérrez brilló por su colocación, agilidad y reflejos felinos en clubes de Costa Rica, El Salvador y Honduras (archivo de Rodrigo Calvo).

Artículo aparecido en la sección “Buzón de Rodrigo” sobre la exitosa trayectoria futbolística del portero Didier Gutiérrez, quien murió el miércoles 8 de agosto del 2018 en su natal Orotina, Alajuela. Se publicó el 11 de agosto del 2018 en la sección de Deportes del “Diario Extra”, gracias al patrocinio del Grupo ICE.

¡Haga su consulta!

Escriba sus preguntas sobre deportes al periodista Rodrigo Calvo Castro; enviarlas a los correos electrónicos Rodrigo@buzonderodrigo.com y rodrigoc.buzon@gmail.com.

Artículo anteriorAventureros del silbato y la controversia
Artículo siguienteCuando Carlos Solano aplicó cinco veces la receta del gol
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).