Shirley Cruz (derecha) hace 10 años, durante su primera final de la "Liga de Campeones de Europa", en la rama femenina, el 20 de mayo del 2000 en Getafe, España. La persigue su marcadora ese día, Josephine Henning, contención del Potsdam alemán (foto AFP/archivo de Rodrigo Calvo).

La fecha del 20 de mayo del 2010 está inscrita de manera signficativa en la historia del fútbol nacional. Ese día, hace 10 años en Getafe, Madrid, España, la mediocampista josefina Shirley Cruz Traña se convirtió en la primera futbolista costarricense en jugar una final de la Champions League de Europa, cuando lo hizo en la rama femenina como figura estelar en las filas del monarca francés, el Olympique Lyonnais de Lyon.

Ella, a sus 24 años de edad (hoy tiene 34; nació el 28 de agosto de 1985 en San José), salió como titular y salió de cambio en el primer tiempo extra, al participar en 105 de los 120 minutos que se disputaron en aquel juego decisivo ante el FFC Turbine Potsdam, de Alemania. Una experiencia inolvidable para la tica al entrar en el libro oficial de la mundialmente famosa Liga de Campeones, de balompie femenino, organizado por la Unión Europea de Fútbol (UEFA).

Pero, lastimosamente, Shirley y sus compañeras del Lyon, Francia, no fueron felices con el resultado definitivo de la contienda continental. Luego de igualar a cero goles en el tiempo regular de 90 minutos y en los 30 minutos del alargue, en un duelo muy duro y cerrado, se recurrió al desempate de los penales. Y ahí las alemanas fueron más efectivas, con más sangre fría, luego de que las lionesas llevaban una ventaja de dos penales a su favor que no supieron capitalizar.

El Olympique Lyonnais cayó 7-6 en la serie de penales de aquella final de damas realizada en el Coliseum Alfonso Pérez, en Getafe, en las afueras de Madrid, España. Hubo 18 lanzamientos, se anotaron 13 y se fallaron cinco, cuatro de ellos detenidos por las guardametas. Cuando una meta está tan cerca que se saborea y luego se escapa, es cuando más duele, cuando más punza la espinita. “Es lo más duro que me pasó en el fútbol. Teníamos un 90% de posibilidades de ganar, al tener dos penales de ventaja. Pero, con el trofeo al frente, lo dejamos pasar por desconcentraciones”, lamentó la volante tica en el 2012, en una declaración que apareció en el tomo IV de la serie coleccionable Legionarios, del diario La Nación y el Grupo Nación S. A.

Cinco meses después de la final europea, en octubre del 2010, Cruz concedió una entrevista al periodista Alonso Mata, para el diario La Nación, y confesó que le hubiera gustado tirar un penal, incluso aseguró con determinación que lo hubiese concretado. “Sí, me hubiese gustado tirar un penal. Estos momentos en el fútbol son pocos, nos hacen sentir vivos, hubiera sido un gran momento y oportunidad”, respondió la josefina con firmeza.

Así Shirley Cruz, en forma dolorosa, afrontó la primera de sus cinco finales europeas en la Liga de Campeones de la UEFA, que la josefina, de 1,62 metros y 52 kilos, acumula en su dilatada y exitosa trayectoria futbolística. De tres finales jugadas con el Olympique Lyonnais, ganó dos títulos de Europa (2011, en Londres, Inglaterra; y 2012, en Múnich, Alemania) y perdió uno (2010, en Getafe, España); mientras que sumó otras dos finales europeas en su siguiente etapa con el París Saint-Germain (PSG); ambos duelos decisivos los perdió contra el FFC Fráncfort germano en el 2015, en Berlín, Alemania; y frente al Lyon el 2017, en Cardiff, Gales.

Shirley Cruz vivió su época más gloriosa en Francia con el Olympique Lyonnais, de Lyon. Allí fue titular del 2006 al 2012 y conquistó 10 títulos: seis de la Liga 1 de Francia, de la Copa Challenge de Francia y dos de la “Champions League” de Europa (foto de Alonso Mata en Lyon, Francia/archivo de Rodrigo Calvo).

“Los errores de la final anterior del 2010 se pagaron caro y se lloró. Por eso, al año siguiente, conseguimos tomar la revancha en la ‘Champions League’ del 2011, por la experiencia que teníamos. Esa segunda final fue algo increíble: era la primera vez que se ganaba la Liga de Campeones. Al día siguiente, analizamos lo que hicimos en Londres. Fue algo muy emocionante”, revivió Cruz en junio del 2017, antes de su quinta final en Gales.

Sobre la segunda final europea que ganó un año más tarde, la josefina resaltó hace tres años: “Volví a repetir el título de la ‘Champions League’ en el 2012 como titular en mi tercera final europea en forma consecutiva con el Olympique, que ganamos 2-0 al Francfort de Alemania en Múnich, en la sede del Mundial de 1974 (…). Cuando subimos por la medalla de oro, me di cuenta que lo que andaba en la espalda era el pabellón nacional, y luego recibir tal premio… Otra cosa muy importante fue ayudar al equipo con la falta de penal que me cometieron. Fue ahí cuando empezamos a ganar el partido. Eso es algo que nunca olvidaré y que vale mucho para mí“.

Al volver por lo que ella experimentó hace una década, durante la final del 20 de mayo del 2010, las francesas fallaron el octavo cobro de penal, en el remate desafortunado de la atacante Elodie Thomas, que pegó en el horizontal, y esto le otorgó al favorito Potsdam su segundo título europeo de seis ganados por las formaciones alemanas desde el 2001.

En un momento dado, las lionesas estuvieron por delante de sus rivales 3-2 en la tanda de penales, con dos lanzamientos de ventaja. Pero las alemanas se llevaron el título continental tras los errores desde el punto de penal de la volante francesa Amandine Henry y la relevo noruega Isabell Lehn Herlovsen, quienes desaprovecharon la superioridad de dos lanzamientos germanos parados, que les había otorgado la portera gala Sarah Bouhaddi.

Días previos a la final del 2010, la volante creativa recibió un amplio respaldo en las redes sociales en Costa Rica, al convertirse en la primera futbolista costarricense de la historia en disputar una final de la Champions League de Europa. Entonces, la periodista Marianella Cordero laboraba en ese tiempo para el programa Giros, de Repretel Canal 6, y la emisora 94,7 FM, y organizó en su Facebook un grupo de apoyo llamado “¡Una tica enla Champions! Apoyamos a Shirley Cruz Traña”, que alcanzó las 1.734 personas, con el apoyo desde Francia de la periodista Vicky Luna. Un hecho que Shirley agradeció públicamente y la motivó mucho para esa final.

“Shirley Cruz es muy trabajadora. Costa Rica debe sentirse orgullosa de ella, que representa su cultura y amabilidad. Por eso quiero ir a Costa Rica”, declaró el estratega del Lyon, Farid Benstiti, a la reportera Luna, quien por razones familiares radicaba entonces en Lyon, Francia, y había laborado para Telenoticias, Notivisión de Canal 14, Repretel Canal 6 y Buen Día.

El juego del 20 de mayo del 2010 no fue seguido en Costa Rica por la televisión abierta, sino por Internet con la señal oficial de la red televisiva Eurosport, disponible en 54 países del mundo. Ningún canal del país hizo el esfuerzo económico de traer la señal internacional, en una época en que el fútbol femenino tico no recibía apoyo de los medios de comunicación deportiva. Shirley Cruz jugó cinco finales de Champions League y fue hasta su quinta disputa que se dio una transmisión en vivo del duelo decisivo por la tele nacional, cuando ella militaba en el PSG y se enfrentó a su exequipo, el Olympique Lyonnais, en la final europea del 2017 en Cardiff, Gales.

Shirley Cruz jugó 105 minutos en su primera final europea

En aquella ocasión de mayo del 2010, Shirley Cruz Trana salió en la formación titular del equipo lionés, por decisión entonces de su entrenador galo, Farid Benstiti. Ella tuvo un buen desempeño en la cancha, durante gran parte del encuentro, con buenas incursiones desde el mediocampo. Al minuto 89, la mediocampista josefina se vio perjudicada al recibir una tarjeta amarilla de la árbitra central finlandesa Kirsi Heikkinen, por cometer acción brusca contra una rival germana.

Pero su destacada actuación se opacó al final del segundo lapso por la férrea marcación física de las corpulentas alemanas Viola Odebrecht, Josephine Henning y la relevo japonesa Yuki Nagasato. Igual se agotó muchísimo cuando Benstiti le encargó funciones defensivas en la contención y se proyectó menos al ataque. También se quejó de una molestia y salió renqueando en el minuto 105, del tiempo extra, tras sentirse resentida de su lesión en la rodilla derecha (fisura en el cartílago, desde el 2009); fue sustituida por la brasileña Simone Gomes Jatobá.

Lo cierto que la participación histórica de Shirley Cruz, en la primera final de una futbolista de Costa Rica en torneos oficiales de la UEFA, se vio frustrada al no poder levantar el trofeo de campeón, tras perder siete goles contra seis en la “ruleta rusa” de los penales la primera final europea que disputaba el Lyon. Para la tica fue un amargo momento, el cual a la fecha no puede explicar. “Pensábamos que íbamos a ganar, creíamos que la copa era nuestra, pero… no sabemos qué paso. De un pronto a otro fallamos en los penales, pese a tener ventaja y todo se puso horrible”, narró en el 2010.

El partido estuvo parejo ante una buena asistencia de público para el fútbol femenino de la época, con el registro de 10.372 personas reunidas en Getafe, Madrid. Las galas tuvieron opciones de marcar al comenzar la contienda, incluso llegaron a estrellar un balón al larguero, por medio de su volante Louisa Necib, que disparó con peligro un libre directo al minuto 15.

Pero, a partir del minuto 60, el FFC Turbine Potsdam impuso su mayor rigor físico, de la mano de la talentosa volante Fatmire Bajramaj –elegida por la UEFA la jugadora más valiosa de esta final europea del 2010–. Además, las germanas generaron tres ocasiones claras de gol, dos controladas por la zaga y la portera del Lyon, la gala Sarah Bouhaddi; una opción se estrelló en el poste, tras el remate de la alemana Anja Mittag.

Shirley Cruz hace casi 10 años, en octubre del 2010, cuando concedió una entrevista al diario “La Nación” en Lyon, Francia. Aquí aparece en las puertas de su Palacio de Deportes, con la figura del León, símbolo de la ciudad (foto de Alonso Mata/archivo de Rodrigo Calvo).

Las lionesas fueron destacadas esa vez por la prensa internacional de que habían llegado más lejos que el equipo masculino del Lyon, a pesar de que venían de eliminadas de la Copa francesa en forma prematura, hecho que se unió a la caída en penales en la Champions League de la UEFA. Días más tarde, Shirley Cruz y sus compañeras les quedó el consuelo de ganar el tetracampeonato en la Liga1 para cerrar con éxito la campaña 2009-2010.

La situación negativa de perder la Champions League en los penales generó sus movimientos en el club lionés. El francés Farid Benstiti no siguió más en el banquillo y se contrató a otro entrenador, su compatriota Patrice Lair, y se cambió el sistema de trabajo, aquella vez más estricto, con una mayor exigencia y una petición de más compromiso a las jugadoras; incluso se subieron los salarios para tener una mayor disposición; consecuencia de ello es que Shirley y sus compañeras siguieron siendo el amo y señor en Francia al anexar más títulos para las vitrinas del equipo, incluidas las dos siguientes Ligas de Campeones europeas en el 2011 y 2012.

Desde que arribó a Lyon a finales de diciembre del 2005, sus cifras individuales en la temporada francesa fijaron la regularidad que tuvo en la formación estelar de las lionesas, con 19 partidos disputados y seis goles anotados en la Liga 1, así como nueve juegos y un gol en el Torneo de Copa Challenge de Francia. Hasta ese momento, Cruz registraba en su vasto currículo cuatro títulos seguidos en el Campeonato de Francia Liga 1 (2007, 2008, 2009, 2010) y un cetro de la Copa Challenge de Francia (2008).

“Tras arribar a Lyon en enero del 2006 (fue a finales de diciembre del 2005, a la edad de 20 años y procedente de San José, Costa Rica), Shirley Cruz se estableció rápidamente como un elemento esencial del mediocampo de Lyon. La internacional costarricense es una trabajadora incansable, con buen nivel técnico. Fuera del campo, Shirley es bromista y hace reír a sus compañeras”, era la descripción de ella en la página oficial del Olympique Lyonnais en Internet, donde aparecía su ficha técnica, sus estadísticas e historial deportivo con el club de las conocidas lionesas.

Adicionalmente, el revés del Olympique Lyonnais en la final europea se produjo con el subcampeonato continental en su tercera incursión en la Champions League femenina (2010); en las dos anteriores había llegado hasta semifinales en el 2008 y el 2009. En los dos siguientes años, con Shirley como figura titular, el club de Lyon tomó su revancha y se alzó con los trofeos de campeón de Europa durante las finales del 2011 en Londres, Inglaterra; y del 2012 en Múnich, Alemania.

En total, entre el 2006 y el 2012, Shirley Cruz acumuló 10 campeonatos ganados con el Olympique Lyonnais, de los cuales seis fueron de la Liga 1 de Francia, dos de la Copa francesa y dos de la Champions League. Luego, ella se vinculó al París Saint-Germain (PSG) del 2012 al 2017, pero ahí no ganó ningún cetro; sí obtuvo un subcampeonato de la Copa de Francia 2017, cuatro subcampeonatos de la Liga 1 gala en el 2013, 2014, 2015 y 2016, y dos veces fue finalista en la Liga de Campeones de Europa, en el 2015 y 2017.

EL PARTIDO DEL RECUERDO

Olympique Lyonnais 0 – FFC Turbine Potsdam 0 (6-7, en penales)

FECHA Y HORA: Miércoles 20 de mayo del 2010; 8:45 p. m., local (12:45 p. m., hora costarricense).
ESTADIO: Coliseum Alfonso Pérez, de Getafe, España; inaugurado en 1998 y con capacidad para albergar a 16.996 personas.
GOLES: No hubo en los 90 minutos, ni en los 30 minutos adicionales. Después, el FFC Turbine Potsdam alemán venció por 7-6 en los penales y ganó el título europeo femenino de la UEFA 2009-2010.
SECUENCIA DE LOS TIROS DE PENAL: 0-0: Jennifer Zietz (detenido). 1-0: Corine Franco (gol). 1-1: Babett Peter (gol). 2-1: Lara Dickenmann (gol). 2-2: Viola Odebrecht (gol). 3-2: Aurélie Kaci (gol). 3-2: Anja Mittag (detenido). 3-2: Amandine Henry (detenido). 3-3: Isabel Kerschowski (gol). 3-3: Isabell Herlovsen (detenido). 3-4: Yuki Nagasato (gol). 4-4: Wendie Renard (gol). 4-5: Fatmire Bajramaj (gol). 5-5: Simone Gomes Jatobá (gol). 5-6: Anna Felicitas Sarholz (gol). 6-6: Sarah Bouhaddi (gol). 6-7: Bianca Schmidt (gol). 6-7: Élodie Thomis (fallado, en el horizontal).
ÁRBITRAS: Kirsi Heikkinen (Finlandia), central; Tonja Paavola (Finlandia) y Anu Jokeka (Finlandia), asistentes; Lina Lehtovaara (Finlandia), cuarta árbitra.
ALINEACIONES:
Olympique Lyonnais, de Lyon (Francia):
26-Sarah Bouhaddi; 27-Amelie Rybeck, 3-Wendie Renard, 5-Laura Georges (capitana) y 17-Corine Franco; 4-Ingvild Stensland (15-Aurelie Kaci, a los 70′), 10-Louisa Nécib (24-Isabell Lehn Herlovsen, a los 90′), 11-Shirley Cruz Traña (6-Simone Gomes Jatobá, a los 105′), 21-Lara Dickenmann y 22-Amandine Henry; 12-Élodie Thomis. No jugaron: 25-Christine Nilsen (portera), 2-Sandrine Dusang, 7-Sandrine Brétigny y 9-Katia. Director técnico: Farid Benstiti (francés).
FFC Turbine Potsdam (Alemania): 24-Anna Felicitas Sarholz; 4-Babett Peter, 8-Josephine Henning y 20-Bianca Schmidt; 21-Tabea Kemme (19-Corina Schröder, a los 116′), 23-Nadine Kessler (7-Isabell Kerschowski, a los 66′), 14-Jennifer Zietz (capitana) y 16-Viola Odebrecht; 31-Anja Mittag, 10-Fatmire Bajramaj y 9-Jessica Wich (17-Yuki Nagasato, a los 66′). No jugaron: 1-Desiree Schumann (portera), 6-Marie-Louise Bagehorn, 7-Isabell Kerschowski, 22-Stefanie Draws y 33-Carolin Schiewe. Director técnico: Bernd Schröder (alemán).
ESTADÍSTICAS DEL JUEGO: Olympique Lyonnais: 11 tiros de esquina, 0 fueras de juego, seis remates directos, siete remates desviados, 0 bloqueos defensivos y nueve faltas cometidas. FFC Turbine Potsdam: dos tiros de esquina, dos fueras de juego, cinco remates directos, ocho remates desviados, un tiro detenido, un bloqueo defensivo y 15 faltas cometidas.
AMONESTADAS: Wendie Renard (8′), Laura Georges (68′) y Shirley Cruz (89′), en el Olympique Lyonnais. Tabea Kemme (15′) y Anja Mittag (97′), en el FFC Turbine Potsdam.
JUGADORA DEL PARTIDO: Fatmire Bajramaj (FFC Turbine Potsdam).
ASISTENCIA: 10.372 espectadores.
MOTIVO: Final de la IX edición de la Champions League Femenina de la UEFA, por la temporada 2009-2010.

GALERÍA DE FOTOS: LA PRIMERA DE CINCO FINALES DE SHIRLEY CRUZ EN LA UEFA “CHAMPIONS LEAGUE”

Shirley Cruz en el 2010: “Es lo más duro que me pasó en el fútbol”

Hace 10 años, Shirley Cruz Traña describió que la derrota en penales en su primera final de Liga de Campeones Femenina de la UEFA, cuando militaba en el club francés Olympique Lyonnais durante la temporada 2009-2010, es el pasaje más duro de su carrera. Y esa descripción la sostiene todavía en la actualidad, una década más tarde.

La entonces volante creativa del Lyon reconoció al día siguiente del doloroso revés ante las alemanas del Potsdam, durante una entrevista con la sección de deportes del diario La Nación, que fue “duro” mirar en el banquillo cómo se concretaba el descalabro anímico de fallar en la serie de lanzamientos desde el punto de penales, cuando se tuvo dos penales de ventaja en su contabilidad. Su siguiente objetivo en esa ocasión fue la Liga 1 del campeonato francés y el equipo lo alcanzó semanas más tarde.

Cuando concedió la charla con ese periódico de Llorente de Tibás, Cruz ya estaba en Lyon, Francia, al dejar atrás su viaje a Getafe, en Madrid, España. La nativa de Rincón Grande de Pavas, San José, reflexionó que sintió orgullo y una experiencia inolvidable por celebrar este tipo de encuentros, pero al mismo tiempo padeció un doloroso desenlace en su exitosa trayectoria deportiva, que comenzó en una corta edad.

A continuación un extracto de dos charlas de Shirley Cruz de hace 10 años con el diario La Nación; la primera por teléfono, con el periodista Rodrigo Calvo, se publicó el 22 de mayo del 2010; y la segunda en Lyon, con el reportero Alonso Mata, se divulgó el 22 de octubre del 2010.

Shirley Cruz jugó con el Olympique Lyonnais, de Lyon, Francia entre el 2006 y el 2012, al competir en la Liga 1, la Copa francesa y la “Champions League” Femenina de la UEFA (foto de Alonso Mata en Lyon, Francia/archivo de Rodrigo Calvo).

-Un poco más en frío, ¿qué sentimiento le dejó este partido que era histórico para usted y el club Lyonnais?

Nosotras íbamos con la mentalidad de ganar la final. Pero al escuchar las entrevistas a las alemanas, ellas decían que el partido sería fácil. Esto nos dio coraje y tratamos de demostrarles en la cancha que no éramos un equipo débil. Se trabajó, se dio todo y al final… el futbol es así: a veces se gana y a veces se pierde.

-¿Cómo vivió la final?

Fue una bonita experiencia, de lo más agradable, desde el recibimiento en Madrid hasta el partido final. Ahora solo queda guardar este recuerdo y seguir mejorando y creciendo como jugadora.

-¿Cómo se dio el partido?

-Empezamos parejo. Tuvimos ocasiones, pero no las concretamos. Las alemanas también. Lo más duro fueron los penales, que tuvimos dos penales de ventaja para ganar y por equis razón se perdieron.

-¿Cómo analiza su trabajo?

-Hice todo lo que el entrenador (Farid Benstiti) me dijo y hasta más no poder. Al final le dije que ya no aguantaba el esfuerzo físico.

A inicio jugó más adelantada en la media y después, por la presión alemana, la bajaron a marcar…

-Sí. Al principio jugaba mi juego, pero al final el entrenador quería bloquear el mediocampo alemán. Hicimos el partido que teníamos que hacer y al final no se nos dio.

-¿Pesó el juego físico alemán?

-Sí, un poco. Además, el clima estaba bastante caliente. Los días anteriores hubo lluvia y el tiempo mejoró dos días antes. A muchas jugadoras nos afectó este fuerte calor.

-¿Faltaron variantes en el ataque para penetrar el área alemana?

-Hay que respetar las decisiones del entrenador y él quiso dejar el equipo así. Al final no funcionó mucho y llegamos a los penales.

El Olympique Lyonnais, con la volante tica Shirley Cruz, posa hace 10 años, en octubre del 2010, para la foto oficial del club femenino en la temporada 2010-2011. Ya había cambiado de entrenador: Patrice Lair sustituyó a Farid Benstiti, tras perder la final europea del 2010 (foto de Alonso Mata en Lyon, Francia/archivo de Rodrigo Calvo).

-¿Por qué salió con un vendaje muscular en la rodilla derecha?

-Fue extraño, porque en la semana no me molestó. Pero la rodilla se inflamó y se puso el vendaje para estabilizarla un poco. Estaba super motivada y por eso no lo sentí, solo al final, producto del cansancio.

-Al inicio recibió una falta que casi la saca del partido. ¿Qué pasó?

-Son momentos del futbol. Así como me dieron también dí y me sacaron la tarjeta amarilla. No había que dejar que las alemanas hicieran su juego y eso fue lo que hicimos.

-¿Salió lesionada?

-Sí, en la última jugada. Ya había pedido cambio. Estaba muy cansada. El técnico me dijo que siguiera hasta donde pudiera. Cuando iba a despejar un balón, una alemana dejó el pie y me majó el pie izquierdo.

-¿Cómo fue vivir en el banquillo el drama de los penales?

-Fue demasiado duro. Había 50 por ciento de posibilidades para cada equipo. Pero tener la mitad de la copa ganada, perder en penales y quedar sin celebración, son cosas que quedan ahí como experiencia.

-¿Ahí les mató la presión?

-No sé que nos pasa porque en tres años hemos perdido en penales en la semifinales de la Copa francesa. Vea: estábamos contentísimas porque solo faltaba meter un penal. Pero somos un equipo y todas perdimos, no solo las que fallaron el penal.

-¿Qué rescata de esta final?

-No éramos las favoritas, pero nos dimos a respetar, algo importante para el futbol francés. Ya las alemanas no nos verán como un equipo cualquiera. Estoy contenta y feliz de jugar una final. Quiero volver a pasar el año próximo por esta sensación tan especial (en la siguiente final femenina de la UEFA, en mayo del 2011, el Olympique Lyonnais con Shirley Cruz como titular tomó su revancha contra el mismo FFC Turbine Potsdam, doblegó por 2-0 y ganó su primer título europeo).

-¿Esta experiencia es la más dura dura que vivió en su carrera?

-Sí. Es un recuerdo que siempre va a quedar. Es muy duro perder como perdimos, en penales. No es nada bonito. Ya lo aceptamos. El próximo año (2011) espero llegar más lejos de lo que llegué este año. Quiero aprovechar esta experiencia al máximo hasta el día en que decida irme de aquí.

Shirley Cruz en el 2010: “Cuando llegué a Francia solo sabía decir ‘bon jour’…”

-Hay pocas mujeres que trascienden las fronteras de Costa Rica, ¿por qué cree que pasa esto?

Porque las oportunidades son muy pocas, además hay que dejar a la familia, lo cual es muy duro. Nosotras no somos como los hombres que se llevan a la mamá, el papá, la esposa, los hermanos a vivir con ellos. Nosotras venimos solas, el trabajo es muy duro, hay mucha soledad. El hecho de venir de Costa Rica nos exige trabajar el doble, nadie conoce el país, es diferente si viniésemos de Brasil, por ejemplo.

-¿Qué la hizo a usted la excepción?

-Las ganas de demostrarme a mí misma que tenía un nivel elevado, de que podía competir en un equipo europeo. Sabía que si quería competir con los mejores, esta era mi oportunidad; en Costa Rica no se puede porque no hay nivel, aunque hay jugadoras de mucha calidad que podrían venir acá.

-¿Cómo la ha tratado Francia?

-Los primeros seis meses fueron difíciles, de adaptación. Había celos de parte de las jugadoras francesas, tenía que demostrar que tenía el nivel, además de ganarme la confianza del entrenador (Farid Benstiti, hoy técnico del club). Conforme fui mejorando el francés, me fui adaptando cada vez más. Me siento feliz de la decisión que tomé, pese a que tuve que separarme de mi familia y amigos.

-¿Desde hace cuándo domina el francés?

Desde la segunda temporada, cuando compartía el apartamento con una chica francesa: ella hablaba muy rápido, por lo que tuve que adaptarme.

-¿Pero cuando llegó hablaba algo?

-No, solo sabía decir ‘Bon jour’ (buenos días).

-¿Esa barrera idiomática qué tan fuerte fue, tomando en cuenta que cuando llegó acá apenas tenía 20 años?

-Lo tomé como un reto, sabía que para adaptarme debía esforzarme. Imagínese que todas las instrucciones del entrenador eran en francés.

-¿Futbolísticamente está consolidada?

-Lo que me tenía que demostrar ya lo hice, lo que viene ahora son bonos. Ya hice el sacrificio… ahora estoy disfrutando de la recompensa.

-Hace unos tres meses cambiaron de entrenador. ¿Cómo le ha ido con Patrice Lair en el banquillo?

-El primer mes fue difícil, no era parte del equipo titular, él solo conocía a las francesas, tuve que trabajar duro. Hubo momentos tristes, pero tuve coraje y demostré que puedo ser parte del equipo titular.

Un año después de perder la final europea del 2010 en Getafe, España, el Olympique Lyonnais tuvo su revancha y doblegó 2-0 al mismo rival alemán, el FFC Turbine Potsdam, en la final del 2011 en Londres, Inglaterra. Shirley Cruz, envuelta en el pabellón de Costa Rica, festejó su primer título de Champions League con sus compañeras (foto AFP).

-¿Siempre juega de titular?

-Él siempre cuenta conmigo, pero como tengo un problema en la rodilla (fisura en el cartílago, desde hace un año), no puedo estar en todos los partidos.

-¿El mayor logro acá?

-Ganar el campeonato de Francia, la Copa de Francia y llegar a la final de la Liga de Campeones.

-Esa final (del 20 de mayo del 2010) la perdieron por penales 7 a 6 contra el Postdam de Alemania, usted salió de cambió en el primer tiempo extra… ¿le hubiera gustado tirar un penal?

-Sí, esos momentos en el futbol son pocos, nos hacen sentir vivos, hubiera sido un gran momento y oportunidad.

-¿A qué objetivos le apuntan para la próxima temporada 2010-2011?

-Tenemos que ganar la Liga de Campeones, es muy duro y hay una gran competencia, pero trabajando todo se puede, queremos quitarnos ese sentimiento de encima y alzar la copa (Y el Olympique Lyonnais lo consiguió con Shirley Cruz, al ganar dos veces seguida la Champions League de Europa en el 2011 y 2012).

-Usted ha llegado muy largo, ¿cree que sus éxitos son reconocidos en Costa Rica?

-No lo veo así, cuando salí del país fue por mis propios medios, nadie me regaló nada, pero eso no importa, tengo la satisfacción de haber cumplido uno de mis sueños.

-¿Por qué cree que en Costa Rica hay desinterés por el futbol femenino?

-Hay quienes dicen que ayudan al futbol femenino, pero más bien hacen que se traben más las cosas. Las empresas no quieren invertir porque no hay ganancias, no quieren tomar el riesgo; pero, en el futuro, sí generará dinero.

-¿Ha hecho más usted que el resto de legionarios?

-Si yo fuera hombre y me comparan con Bryan Ruiz, por ejemplo, yo he hecho más, pero como soy mujer es otra historia…Aquí en Francia siento que he ganado en lo futbolístico y profesional, los equipos de ellos son eliminados en las primeras rondas de los torneos importantes, el dinero no lo es todo, hay que trabajar duro.

-¿Adónde va su carrera?

-He llegado a hacer cosas que nunca imaginé, estoy disfrutando del futbol, el algún momento mi lesión me lo impedirá, por lo que seguiré mis estudios en terapia física, en Costa Rica.

-¿Considera que su labor en Europa le abrirá las puertas a futbolistas ticas?

-Estoy dando una imagen de que en Costa Rica sí hay futbol, las oportunidades hay que buscarlas, hay que demostrar que hay calidad, demostrar que se puede competir a este nivel.

El segundo título de la “Champions League” de la UEFA lo alcanzó Shirley Cruz y sus compañeras del Lyon hace ocho años, el 17 de mayo del 2012 en Múnich, Alemania. Aquí la tica con el pabellón de Costa Rica tras ganar 2-0 al Frankfurt alemán (foto AFP).

FUENTES CONSULTADAS: Páginas de la “Champions League” Femenina de la UEFA y el Olympique Lyonnais, de Lyon (Francia); los diarios “La Nación” (Costa Rica) y “Sport Buzzer” (Alemania); el archivo del sitio “Buzón de Rodrigo”. YouTube: “La Nación” (Costa Rica), ZDF (Alemania) y “Little Miss Soccer” (Francia). Fotos del periodista Alonso Mata, la agencia AFP y el archivo de Rodrigo Calvo.

Artículo anteriorPasión de fútbol en el viejo Wembley
Artículo siguienteEl Clausura 2020 rinde homenaje a la estirpe de los Wanchope
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).