Carlos Solano está incluido en el previlegiado grupo de futbolistas ticos que sobrepasaron los 100 goles en la Primera División de Costa Rica, con 126 conquistas entre 1969 y 1986 (foto archivo de José A. Pastor).

Que un delantero consiga todos los goles de un partido de fútbol, en cantidad de cinco dianas, no es común ni nada fácil de conseguir. Solo lo alcanza una minoría que gozan de una pasión, una talento y una facilidad anotadora para llevar el balón a la red contraria.

Un fiel representante de esta especie tan cotizada en el balompié es Carlos Solano Fernández, turrialbeño de nacimiento y hoy radicado en San José, a los 67 años.

Como jugador era un fuera de serie, con una visión al marco contrario que le deparó grandes satisfacciones. Conseguir goles era su oficio en su juventud y sus goles de cabeza era lo mejor de un gran repertorio de anotaciones. Lo hizo tan bien durante 18 temporadas entre 1969 y 1986, que sumó 221 tantos en nueve equipos distintos, de los cuales 126 se dieron en el campeonato tico, 36 en Honduras, ocho en Guatemala, 32 en interclubes internacionales, 13 en Torneos de Copa y seis en el seleccionado tico.

“El gol, para mí, es la culminación de lo más bello que puede existir en la vida, como tener un hijo o como sacarse la lotería. Es sentirse lleno… completo. Por ese hecho nació el mote de ‘Loco’. Tanto por los deseos de anotar un gol, como después de hacerlo, sentía que verdaderamente me volvía loco de la emoción”, dijo en una entrevista en la ya desaparecida revista deportiva Triunfo, que se publicó en diciembre de 1986.

La noche mágica que más recuerda relacionada al gol fue la que se dio hace exactamente 46 años, el 24 de abril de 1974, en el estadio Ricardo Saprissa Aymá. Desde aquella vez impuso una marca nacional al convertir todos los tantos del encuentro. Los cinco fueron sensacionales y pusieron el definitivo 5 a 0 en la pizarra electrónica, para una victoria contundente a favor del club de Carlos, el Deportivo Saprissa, frente a la Asociación Deportiva Ramonense.

“¡Cómo pasa en tiempo!, ¡cómo pasa el tiempo…!”, reiteró esta semana al iniciar su relato al sitio Buzón de Rodrigo. “Por supuesto que es un dato muy lindo, un recuerdo que siempre quedará grabado en mi memoria. Una noche inolvidable ahí, en el estadio Ricardo Saprissa, en un partido creo que de noche”, expresó Solano al revivir su proeza del gol en el año 74.

“Logré hacer una de las hazañas más bonitas que he tenido en mi carrera deportiva, al anotar cinco goles. Dicho sea de paso, es un récord nacional. Después vinieron otros compañeros e hicieron cinco goles, pero hubo más goles en esos partidos. Ese partido quedó 5 a 0 y fueron anotados por este servidor. Y recuerdo que ya finalizando el partido pude hacer otro, que pudo ser el número seis, pero caprichosamente la pelota me pegó en el poste y salió. Pero es un lindo recuerdo y cosas para nunca olvidar”, revivió Carlos.

Esa vez, el atacante marcó dos de las cinco anotaciones en los minutos 15 y 20 del primer tiempo; se las hizo a Carlos Macho Arrieta, quien procedía del fútbol hondureño. Pero Arrieta salió lesionado y fue reemplazado por Rafael Villalobos, a quien Carlos Solano le convirtió los tres restantes tantos en la complementaria, a los 56, 75 y 85 minutos.

Crónica y titular hace 46 años en la sección deportiva del diario “La República”, el jueves 25 de abril de 1974, que reflejó para la historia la hazaña goleadora de Carlos Solano, al concretar cinco goles en un juego a Ramonense (Reproducción de “La República”).

Una colección de goles y… consejos

La cuota de una noche de inspiración, el 24 de abril de 1974, consolidó en aquel momento a Carlos Solano como el máximo goleador de la primera vuelta del campeonato con seis tantos, por encima de los artilleros de la época como Óscar Emilio Cordero (Alajuelense), José Mattera (Universidad de Costa Rica, UCR) y Fernando Macho Montero, del Herediano, que al final del torneo quedó de goleador del país con 19 dianas.

Dos años después, Solano tuvo su revancha y pudo consagrarse mejor realizador nacional en la temporada de 1976, que alcanzó con el mismo equipo morado al convertir 24 dianas. En esa época sumó 49 goles oficiales con el Saprissa, que se adjudicó en forma colectiva seis campeonatos seguidos entre 1972 y 1977.

“Sin exagerar, ese equipo del Saprissa jugaba casi a ciegas… No solo había un conjunto en sí, sino que había figuras que sobresalían a nivel nacional e internacional, que ahorita no se ven en el actual campeonato nacional, como Marcos Rojas, Juan Gutiérrez, (Asdrúbal) Yuba Paniagua, Hernán Morales, Wilberth Barquero, Édgar Marín, (Francisco) Chico Hernández y Gerardo Solano”, afirmó Solano.

Posteriormente, el exdelantero morado ponderó la personalidad del exitoso entrenador Marvin Rodríguez. “Todos estuvieron bajo la batuta de uno de los mejores técnicos que ha tenido no solo Costa Rica, sino Centroamérica. Creo que, inclusive, Marvin tenía que echar una monedita al aire para poder poner en la cancha a ‘Chico’ o a Marín, Gerardo Solano o Luis Aguilar, Odir Jacques o Carlos Solano… También tenía a Carlos Santana, a (Jaime) ‘Jimmy’ Grant y a Juan Gutierrez. Era un equipo completo, definitivamente”, resumió Carlos.

Al preguntársele por qué no se presenta tan frecuentemente que un futbolista como en su caso anote cinco goles en un partido, el hoy director técnico, de 67 años, explicó que ya no existen en nuestro medio futbolistico jugadores que desestabilizan y que vengan desde atrás como en el pasado.

En su opinión tampoco hay en las prácticas trabajos específicos en la definición para niños y jóvenes, y eso se refleja en la baja cuota de anotadores con muchos goles en los partidos actuales de la liga costarricense. “El interés ahora es buscar más al atleta que al jugador. Es difícil ahora ver a jugadores que se quedan en los entrenamientos practicando los tiros de cabeza, de chilenas o de medias vueltas”, subrayó con conocimiento de causa de que debe incrementarse el trabajo en las bases de nuestro fútbol.

“Trabajar para ser centro delantero, para llegar a concretar (goles), es uno de los puestos más bellos que pueden existir. Dar el triunfo a un equipo, a un grupo de compañeros, a una afición y a la familia, es uno de los momentos de más éxtasis en el mundo. A los muchachos hay que incentivarlos para que sientan que meter un gol es algo de lo más precioso que puede existir”, manifestó en forma emocionada a este sitio web deportivo.

Carlos Solano (en el suelo, de uniforme blanco) asedia a los defensores de Ramonense, en la noche del 24 de abril de 1974, cuando anotó cinco veces en la portería poeta (Reproducción de “La República”).

Adiós al fútbol… Bienvenido el banquillo

Cuando Carlos Solano se retiró como futbolista hace 35 años, militaba precisamente con Ramonense y se preparó de inmediato para ser entrenador. Al principio lo ejerció poco, al dirigir únicamente a Sagrada Familia en la Primera División y a la Universidad de Costa Rica en la segunda categoría. Se dedicó por mucho tiempo al comercio, al administrar una tienda deportiva en Siquirres y una fábrica de confección de uniformes deportivos.

Luego, por recomendación médica, dejó estos negocios y en el último tiempo de su vida se ha dedicado a organizar los deportes en el Colegio de Abogados de Costa Rica, donde hoy entrena a los distintos equipos de fútbol de los que ejercen el Derecho.

Mal no le ha ido pues ya asistió como director técnico a varias ediciones de los Mundiales Máster de Abogados en España, Hungría, Croacia y Turquía. En este último destino llegó en el 2010 a ganar el título mundial en la ciudad turca de Antalya, tras dirigir a los exjugadores Fausto González, Hugo Madrigal, Fabián Azofeifa, Rolando Corella y el periodista y abogado Amado Hidalgo.

Este equipo también se adjudicó el subcampeonato en la Copa América de Abogados en el 2012, realizado en Brasil, y se preparaba para asistir en mayo próximo al Mundial en Marruecos, pero fue suspendido ante el avance de la pandemia del Coronavirus.

Durante 15 años, entre el 2004 y el 2019, estuvo vinculado a la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) al integrar diversas Comisiones de Selecciones y Comisiones Técnicas. Por esta razón asistió como delegado federativo a la Copa América de Perú 2004, el Mundial Infantil de Perú 2005 y los Mundiales Mayores de Alemania 2006, Brasil 2014 y Rusia 2018, entre otros eventos internacionales.

Del mismo modo, el exfutbolista, padre y abuelo se mantiene vigente en la enseñanza del deporte a niños y jóvenes, al impartir talleres de fútbol en el Colegio Técnico Profesional C. I. T., en Belén, Heredia. Pero, sin duda, pase lo que pase o haga lo que haga en su vida, lo sucedido aquella noche del 24 de abril de 1974 y sus cinco goles a Ramonense siempre estarán en su retina.

“Ese día fue inolvidable para mí y eso quedará siempre grabado en mi mente y en la de mi familia, que es la que siempre ha estado cerca conmigo. Y también muy cerca de lo glorioso que ha sido el Deportivo Saprissa para mi carrera deportiva”, recapituló Carlos Carlos Solano a manera de despedida.

Carlos Solano y sus compañeros del Deportivo Saprissa ganaron en 1974 el tricampeonato en el fútbol nacional. De izquierda a derecha: Juan Gutiérrez, Fernando “Príncipe” Hernández, Hernán Morales, Carlos Solano, Heriberto Rojas, Wilberth Barquero, Guillermo “Coco” Hernández, Édgar Marín, Asdrúbal “Yuba” Paniagua y Francisco “Chico” Hernández (foto archivo de José A. Pastor).

Entrevista a Carlos Solano:
“Mis 5 goles a Ramonense” (1974)

EL PARTIDO DEL RECUERDO

Saprissa 5 – Ramonense 0
FECHA: Miércoles 24 de abril de 1974.
ESTADIO: Ricardo Saprissa Aymá, de San Juan de Tibás, San José.
GOLES: 1-0 (minuto 15): Carlos Solano (Saprissa), asistido por Hernán Morales. 2-0 (20′): Carlos Solano (Saprissa), nuevamente con pase de Hernán Morales. 3-0 (56′): Carlos Solano (Saprissa), con asistencia de Asdrúbal Yuba Paniagua. 4-0 (75′): Carlos Solano (Saprissa), de cabeza, tras el centro de Francisco Chico Hernández. 5-0 (85′): Carlos Solano (Saprissa), en acción personal.
ÁRBITROS: Juan Soto París, central; Luis Paulino Siles Calderón y Luis Alberto Rojas, guardalíneas.
ALINEACIONES:
DEPORTIVO SAPRISSA (sistema de juego 4-2-4):
Juan Gutiérrez; Fernando Solano, Guillermo Coco Hernández (capitán), Heriberto Rojas y Wilberth Barquero; Fernando Príncipe Hernández y Hernán Morales; Francisco Chico Hernández, Asdrúbal Yuba Paniagua, Carlos Solano y Gerardo Solano (Édgar Marín). Director técnico: Marvin Rodríguez (costarricense).
ASOCIACIÓN DEPORTIVA RAMONENSE (4-2-4): Carlos Macho Arrieta (Rafael Villalobos); Hilario Falcón, Castro, Juan Diego Ulate y Leitón; Johnny Alvarado y Miguel Villalobos; William Cruz, Sánchez, Rafael Ángel Oviedo y Luis Mejía. Director técnico: Víctor Pereira (uruguayo).
ASISTENCIA Y RECAUDACIÓN: 3.462 espectadores dejaron entonces la suma de ¢31.585.
MOTIVO: Partido de la primera vuelta del Campeonato Nacional 1974 de la Primera División, en el fútbol de Costa Rica.

Saprissa se enfrentó en 1972 al Santos de Brasil, con Pelé ya proclamado el rey del fútbol. El astro posó antes del juego con los morados Édgar Marín, Carlos Solano y Fernando “Príncipe” Hernández. El juego finalizó 1-1 en el Estadio Nacional (foto archivo de Rodrigo Calvo).

PARA CONOCERLO MEJOR

NOMBRE: Carlos Solano Fernández.
EDAD: 67 años. Nació el 2 de julio de 1952, en Turrialba, Cartago.
FAMILIA: Hijo mayor de siete hermanos del hogar de Carlos Solano Salazar (diputado) e Irais Fernández Dormond, ya fallecidos; sus hermanos son Melvin, José, Lilliete, Xinia, Giselle y Yorleny.
ESTADO CIVIL: Divorciado. Tiene tres hijas, Gloria Elena (abogada), Marjorie (publicista) y Valerie (fisioterapeuta; labora como técnica en IBM); y dos nietas, Camila (21 años, estudiante de arquitectura en Génova, Italia) y Kaia (14).
EQUIPOS EN QUE HA MILITADO COMO JUGADOR: Comenzó su eterna amistad con el gol en los años 60 con la Asociación Deportiva Turrialba FC. Jugó en la Primera División durante 18 temporadas, entre 1969 y 1986. Militó en Turrialba FC (Primera y Segunda División, así como en mosquitos), Juventud Deportiva, Deportivo Saprissa, Club Sport Cartaginés, Real España (Honduras), Olimpia (Honduras), Suchitépequez (Guatemala), Sagrada Familia y Asociación Deportiva Ramonense.
ESTADÍSTICAS DE SUS GOLES ANOTADOS: Está ubicado en el sétimo lugar entre los máximos anotadores de la historia del fútbol costarricense; sumó 221 tantos entre 1969 y 1986; de los cuales 126 se dieron en el campeonato con Turrialba, Saprissa, Cartaginés y Sagrada Familia; 29 con Real España (Honduras), siete con Olimpia (Honduras) y ocho con Suchitepéquez (Guatemala); 32 en interclubes, 13 en Torneos de Copa y seis con la Selección tica (uno oficial y cinco ante clubes extranjeros).
SELECCIONES NACIONALES: Ocho convocatorias entre 1975 y 1984. Registra 17 juegos internacionales de clase A y seis goles anotados (uno de clase A y cinco en amistosos contra clubes de otros países). Intervino en el Preolímpico de 1976 en Montreal, Canadá; el Premundial de Fútbol de la Concacaf, rumbo a “Argentina 1978”; los Juegos Deportivos Panamericanos de 1975 en Ciudad de México, México; y de 1979 en San Juan, Puerto Rico.
TÍTULOS OBTENIDOS: Campeón nacional y máximo goleador de la Segunda División en 1968 con la Asociación Deportiva Turrialba FC, cinco títulos nacionales y dos del Torneo Centroamericano de la Fraternidad con el Deportivo Saprissa. Monarca del fútbol hondureño con el Real España, de San Pedro Sula. Campeón goleador de Costa Rica en 1976, con 24 tantos, y en Honduras con el Real España, con 17 goles. Ya retirado perteneció al equipo máster del Saprissa.

Esta fue la medalla que ganó Carlos Solano como director técnico de la Selección de Costa Rica al obtener en el 2010 el Mundial Máster de Abogados, realizado en la ciudad de Antalya, Turquia (foto cortesía de Carlos Solano).

EQUIPOS QUE HA DIRIGIDO COMO DIRECTOR TÉCNICO: A partir de 1984 entrenó a Sagrada Familia, en Primera División, y la Universidad de Costa Rica (UCR), en la segunda categoría. Fue director de deportes y hoy es el entrenador de las selecciones de fútbol del Colegio de Abogados de Costa Rica. Fue campeón en el Mundial Máster de Abogados del 2010 en Antalya, Turquía; y subcampeón de la Copa América de Abogados del 2012 en Brasil. También imparte talleres de fútbol en primera y secundaria del Colegio Técnico Profesional C. I. T., en Belén, Heredia.
ACTIVIDADES PROFESIONALES: Pensionado. Posee licencia de director técnico de fútbol, al graduarse en la Universidad Nacional. Trabajó durante unos 17 años en la Subdirección de Vida Silvestre del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Perteneció por 15 años a la Comisión de Selecciones y Comisiones Técnicas de la Fedefútbol, entre el 2004 y el 2019. Igualmente se dedicó por un tiempo al comercio al administrar una tienda deportiva en Siquirres y una fábrica de confección de uniformes deportivos. No concluyó sus estudios de Historia y Geografía, en la Universidad de Costa Rica, por sus compromisos como jugador de fútbol.
PASATIEMPOS: Leer periódicos y novelas de suspenso y misterio, de Agatha Christie; le gusta hacer ejercicios físicos y enseñar el deporte en niños y jóvenes.
ÍDOLOS NACIONALES: Eduardo Flaco Chavarría, Omar Arroyo y Rolando Corella.
ÍDOLOS INTERNACIONALES: Edson Arantes do Nascimento Pelé, Karl-Heinz Rummenigge y Gabriel Batistuta.

Carlos Solano registró ocho convocatorias y 17 partidos internacionales de clase A con la camiseta de la Selección de Costa Rica, entre 1975 y 1984 (foto archivo de Rodrigo Calvo).

FUENTES CONSULTADAS: Entrevistas a Carlos Solano realizadas por el sitio web “Buzón de Rodrigo” y otras aparecidas en las ediciones 136 y 217 de la revista deportiva “Triunfo”, el 15 de diciembre de 1985 y el 28 de junio de 1987, respectivamente. Crónica del partido Saprissa-Ramonense (5-0), publicado el 25 de abril de 1974, en el diario “La República”. Colección de fascículos coleccionables “Tiempos de Selección”, del diario “La Nación”, entre marzo y junio de 1997. Libros “Historia del Deportivo Saprissa”, de José Antonio Pastor (1988); “Historia del Club Olimpia, El Equipo del Siglo, Su historia”, de Ángel Ramón Paz, en Honduras (1999); e “Historias de Lucha, Pasión y Goles”, de José Antonio Pastor y Javier Rojas (2018).

Artículo anteriorDidier Gutiérrez hizo historia en la portería
Artículo siguienteCarlos Solano: “Mis mejores goles”
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).