Carlos Solano (centro) se distinguió en el fútbol nacional como un cabeceador nato. Aquí su histórico golazo de cabeza en 1973, anotado en el clásico Saprissa-Alajuelense (1-0) (centro); es uno de los más recordados por la afición morada. Su salto fue espectacular entre los zagueros manudos José María "Macho" Agüero (izquierda) y Wálter Elizondo. El portero de la Liga, Bernardino Chaves, nada pudo hacer (foto Córdoba/archivo de Rodrigo Calvo).

Por: Carlos Solano Fernández (*)

Mi carrera futbolística se prolongó durante 18 temporadas en el fútbol federado y logré bastantes goles, todos de distinto significado.

Recuerdo sobre todo el que le hice a la Liga Deportiva Alajuelense, en el estadio Ricardo Saprissa, en 1973. No jugué con la camiseta número “9”, sino con la “7”, en lugar de Edgar Marín. Recibí un centro de Asdrúbal Yuba Paniagua desde la punta izquierda y yo venía encarrerado. Salté por encima de José María Macho Agüero y Walter Elizondo, la prendí bien de cabeza y la coloqué en el ángulo superior izquierdo. Dejé parado a Bernardino Chaves y ganamos 1 a 0.

Ese tanto fue el mejor que hice durante toda mi vida como futbolista y se divulgó más de lo común. Salió en bastantes revistas y en anuncios comerciales de prensa. Fue muy comentado durante mucho tiempo. Y por ese gol hasta me gané un chompipe; por cierto, no olvido que el animal era muy flaco.

También me alegra rememorar dos que le convertí en 1971 al Velez Mostar, de Yugoslavia, en una de esas cuadrangulares famosas que se hacían a fin de año. Los turrialbeños anotaron tres goles ese día (ganó Saprissa 3 a 0) al portero Enver Maric, mundialista de 1974: uno de Luis Aguilar y dos míos. También intervinieron Alajuelense y el Uda Dukla, de Checoslovaquia, en un certamen que ganaron los morados.

Conseguí, asimismo, dos anotaciones contra el Club Sport Cartaginés en el estadio de Cartago, que luego se pasó a llamar José Rafael Fello Meza. Faltando cinco minutos, logré las dos anotaciones. Ocurrió también en 1971.

A finales del año 71 le hice un gol muy especial a la Liga Deportiva Alajuelense, en el Estadio Nacional cuando perdimos por penales. Fue el cuarto tanto, al recibir un centro de Édgar Marín que Hernán Morales “peinó” y que pesqué de volea, de izquierda. Este es uno de los mejores que he metido. Desgraciadamente el final fue trágico y perdimos; fue algo injusto porque en ese tiempo no contaba el gol diferencia: nosotros habíamos perdido 1 a 2 el primer partido y luego metimos un gol más de diferencia para ganar 4 a 2; tuvimos que irnos a tiempos extras, empatamos 1 a 1 y posteriormente caímos en los penales por 1 a 3.

Pero la noche futbolística que más recuerdo fue aquella en que convertí cinco goles contra Ramonense; sucedió hace 46 años, el 24 de abril de 1974. Fue una noche de inspiración, donde todo me salía. Cuando la pegaba, la metía. Inclusive, finalizando el partido, el poste me quitó el sexto tanto. Desde esa vez, tengo el récord nacional en esta especialidad porque todos los goles los hice yo, ganamos 5 a 0. Los cinco goles los recuerdo muy bien y nunca los olvidaré.

También me siento orgulloso del gol que le anoté en Honduras al Marathón, cuando llevé al título del campeonato nacional de 1980 al Real España, de San Pedro Sula. Ocurrió a los siete minutos del tiempo suplementario, cuando Allan Costly (seleccionado mundialista) centró al área enemiga y la logré empalmar de cabeza para hacer campeón al España. Ganamos 2 a 1.

Con la Selección Nacional de Costa Rica también hice bastantes goles, aunque desgraciadamente nunca fueron decisivos. Fui seleccionado y me hubiera gustado que una de esas conquistas hubiera llevado a Costa Rica a una Copa del Mundo. Las anotaciones para nuestro país las obtuve en los Juegos Panamericanos y en partidos amistosos de carácter internacional.

(*) Exgoleador del fútbol costarricense entre 1969 y 1986. Director técnico a partir de 1984.

En su primer año con Saprissa, Carlos Solano (aquí, en el suelo) le marcó dos goles al Velez Mostar de Yugoslavia, el 3 de enero de 1971. Este fue el primero anotado al famoso arquero Enver Maric, mundialista en Alemania 1974. Esa vez, los morados golearon 3-0 (reproducción de “La República”).

LO PRIMERO Y LO ÚLTIMO DE LA CARRERA DE CARLOS SOLANO

  • MI PRIMER JUEGO EN LA PRIMERA DIVISIÓN: “Fue con Turrialba FC, frente al Alajuelense, en el estadio Rafael Ángel Camacho, de Turrialba. Se dio en 1969”.
  • MI ÚLTIMO JUEGO EN LA PRIMERA DIVISIÓN: “El 14 de setiembre de 1986, jugué con Sagrada Familia mi último partido. Fue contra San Ramón (Ramonense), en el estadio Guillermo Vargas Roldán e ingresé de cambio a los 50 minutos. Perdimos 2 a 0”.
  • MI PRIMER GOL: “En mi debut contra Alajuelense metí el primer gol en la máxima categoría. En total anoté más de 150 tantos”.
  • MI ÚLTIMO GOL: “El 10 de noviembre de 1985, en el estadio Vargas Roldán, jugando para San Ramón y en contra del Cartaginés”.
  • MI PRIMERA EXPULSIÓN: “Cuando empecé a jugar era muy belicoso. En 1969 me expulsaron tres veces”.
  • MI ÚLTIMA EXPULSIÓN: “El 9 de junio de 1985, en la primera vuelta del campeonato, jugando contra Saprissa. Me expulsó el árbitro Carlos Sánchez, en el estadio Ricardo Saprissa”.
  • MI PRIMER JUEGO INTERNACIONAL: “En 1968, cuando jugaba en la Segunda División con Turrialba, viajamos a Honduras y empatamos a un gol contra el Olimpia”.
  • MI ÚLTIMO JUEGO INTERNACIONAL: “Con la Selección Nacional, dirigida por Didier Zorro Castro, el 12 de junio de 1984, cuando enfrentamos al Sparta Rotterdam de Holanda y empatamos 4 a 4″.
  • MI PRIMERA LESIÓN: “Fui operado de los meniscos en 1973, cuando jugaba para el Deportivo Saprissa”.
  • MI ÚLTIMA LESIÓN: “Tuve una fisura en el dedo gordo del pie derecho, en 1982, actuando para el Real España de Honduras”.
  • MI PRIMER FICHAJE: “Fue con Turrialba FC, pero sinceramente no me acuerdo cuánto era. De seguro fue muy poco”.
  • MI ÚLTIMO FICHAJE: “Con Sagrada Familia, en el último campeonato y fue de 80.000 colones, ‘a pagos de polaco’…”.
  • MI PRIMER SUELDO: “En la Segunda División con Turrialba FC, ganaba ₡250 por mes, más que todo como una ayuda para viajar a la universidad”.
  • MI ÚLTIMO SUELDO: “Con Sagrada Familia ganaba ₡15.000 por mes. Lo que más llegué a percibir fue en el España de Honduras, $700 mensuales y $3.500 de fichaje, cuando se dio la devaluación del Gobierno de Rodrigo Carazo. Con esa plata hice mi casa”.
  • MI PRIMER TÉCNICO: “Rafael Ángel Camacho, cuando yo tenía ocho años. Me enseño los fundamentos del fútbol. Fue mi padre en este deporte”.
  • MI ÚLTIMO TÉCNICO: “El argentino Norberto Fernández me dirigió en Sagrada Familia, antes de que yo asumiera la dirección técnica”.
  • MI PRIMER JUEGO COMO TÉCNICO: “En 1984, al frente de Sagrada Familia y en contra del Herediano. Fue en el Ricardo Saprissa y anoté un gol”.
  • MI ÚLTIMO JUEGO COMO TÉCNICO: “Queda pendiente porque aún no me retiro de esta profesión y conservo mi licencia de entrenador”.

GALERÍA DE FOTOS:
PASAJES DE LA CARRERA DE CARLOS SOLANO

Carlos Solano con un equipo menor del Turrialba FC, en los años 60. Arriba (de izquierda a derecha): J. Arce, Ronald Babb, Carlos Solano, Víctor Barquero, William Sáenz y Antonio Kawas. Abajo: Rodolfo González, Byron Vergara, Melvin Solano, Roberto Méndez, Bernardo Zúñiga y Gerardo Cisneros (foto archivo de Rodrigo Calvo).
Carlos Solano en una práctica en el estadio Ricardo Saprissa, al empezar en el equipo morado en 1971. Allí sumó 49 goles hasta 1976, cuando dejó la institución por un desacuerdo económico (foto archivo de José A. Pastor).
Carlos Solano (izquierda) fue uno de los tres futbolistas nacidos en Turrialba que le anotó al Legia, bicampeón de Polonia, entre 1971 y 1972. Aquí ante dos zagueros polacos luiciendo la camiseta del Saprissa, que estrenaba uniforme, el 28 de diciembre de 1971 en el Estadio Nacional (foto revista “Mundo Saprissista”).
Sin permiso del Saprissa, Carlos Solano jugó con un combinado de Turrialba ante el Legia de Varsova, Polonia, el 6 de enero de 1972, en el estadio de Turrialba, por ello recibió una multa de ¢600 del club morado. En la fila de arriba, aparecen las estrellas polacas Jan Tomaszewski (primero, de izquierda a derecha), Kazimierz Deyna (octavo) y Robert Gadocha (11º y último), así como los locales Gerardo “Piyayo” Salazar y Luis Carlos “Pipas” Calvo. En la fila de abajo, los turrialbeños Willord Moore, Jorge “Chaty” Williams, Fernando Aguilar, Fernando Jiménez, Oscar Goñi, Rafael Mata, Carlos Solano (tapado), Chester Skipton y Dennis Valladares (foto cortesía de Claudio “Cuyo” Pérez/Luis Alejandro Romero).
Carlos Solano (izquierda) en 1972 con su máximo ídolo futbolístico, Edson Arantes do Nascimento, “Pelé”. La imagen en la que aparece Fernando “Príncipe” Hernández fue autografiada por el Rey del fútbol mundial, en su siguiente visita al Estadio Nacional. El primer duelo concluyó 1-1 y el segundo 3-5 a favor del Santos de Brasil (foto cortesía de Carlos Solano).
Un recuerdo imborrable en la carrera de Carlos Solano, el 1º de febrero de 1972, cuando el Saprissa igualó 1-1 con el brasileño Santos de Pelé, en el Estadio Nacional. Arriba (de izquierda a derecha): Heriberto Rojas, Fernando Solano, Guillermo “Coco” Hernández, Édgar Marín, Fernando “Príncipe” Hernández, Juan Gutiérrez y Odir Jacques. Abajo: Asdrúbal “Yuba” Paniagua, Luis Aguilar, Ramón Dagoberto Díaz, Pelé y Carlos Solano (foto archivo de Rodrigo Calvo).
El Deportivo Saprissa de 1976, que ganó el quinto de sus seis títulos seguidos en la década de los años 70. En esa campaña, Carlos Solano fue el goleador del país con 24 dianas. Arriba (de izquierda a derecha): Carlos Solano, Luis Bolívar Quirós, Fernando “Príncipe” Hernández, Hernán Morales y Marco A. Rojas. Abajo: Francisco “Cisco” Jiménez, Édgar Marín, Heriberto Rojas, Nelson Bastos, Carlos Santana y Gerardo Solano (foto revista “Sol y Sombra”).
Carlos Solano con el Club Sport Cartaginés, subcampeón nacional en 1977. Aquí previo a un duelo ante el Deportivo México (1-1), el 20 de noviembre del 77 en el estadio Ricardo Saprissa. Arriba (de izquierda a derecha): Carlos Catalán, Geovanny Alfaro, Víctor Monge, Carlos Bolaños, Carlos Solano y Luis Baltazar Ramírez “Pelé” Zapata, Abajo: Alfredo “Chatillo” Piedra, Ricardo Carreño, Fernando Montero, Carlos Alvarado y Mario Esquivel (foto archivo de Rodrigo Calvo).
Carlos Solano en 1980, con la camiseta del Real España, de San Pedro Sula, en una imagen del clásico del fútbol de Honduras ante el Olimpia de Tegucigalpa (foto cortesía de Carlos Solano).
Carlos Solano en 1981 cuando militó en el Olimpia de Tegucigalpa, Honduras. Arriba (de izquierda a derecha): Nelson de Moraes –brasileño–, Roberto “Pirata” Fernández, Carlos Solano, Freddy Ríos, Alejandro “Indio” Ruiz y Belarmino Rivera. Abajo: Héctor Orlando Uclés, Jorge “Perro” González, Róger Chavarría, Daniel Zapata y Arturo Cáceres (foto cortesía de Carlos Solano).
Carlos Solano con la camiseta de la Selección de Costa Rica, en 1984. Con la Tricolor tuvo ocho llamados y 17 juegos internacionales de clase A, entre 1975 y 1984 (foto archivo de Rodrigo Calvo).
Carlos Solano con la camiseta de la Asociación Deportiva Ramonense, donde jugó solo una temporada en 1985 (foto archivo de Rodrigo Calvo).
Carlos Solano Fernández terminó su carrera futbolística en 1986, como jugador y técnico de Sagrada Familia (foto archivo de Rodrigo Calvo).

FUENTES CONSULTADAS: Entrevistas a Carlos Solano realizadas por el sitio web “Buzón de Rodrigo” y otras aparecidas en las ediciones 136 y 217 de la revista deportiva “Triunfo”, el 15 de diciembre de 1985 y el 28 de junio de 1987, respectivamente. Crónica del partido Saprissa-Ramonense (5-0), publicado el 25 de abril de 1974, en el diario “La República”. Colección de fascículos coleccionables “Tiempos de Selección”, del diario “La Nación”, entre marzo y junio de 1997.Libros “Historia del Deportivo Saprissa”, de José Antonio Pastor (1988); “Historia del Club Olimpia, El Equipo del Siglo, Su historia”, de Ángel Ramón Paz, en Honduras (1999); e “Historias de Lucha, Pasión y Goles”, de José Antonio Pastor y Javier Rojas (2018).

Artículo anteriorCuando Carlos Solano aplicó cinco veces la receta del gol
Artículo siguienteTricolor del 97 rescata hegemonía en el Istmo
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).