Improvisado como portero, el delantero turrialbeño Guillermo Guardia detiene el penal lanzado por Óscar Ramírez, de Alajuelense (foto del diario "La Nación").

Un día como hoy, el 31 de mayo de 1992, el reconocido goleador Guillermo Guardia Morales pasó a la historia, irónicamente, por evitar un gol de la manera más insólita posible: atajando un penal. El entonces jugador de Turrialba le detuvo una pena máxima al alajuelense Óscar Macho Ramírez, que desató la alegría de la afición azucarera.

Guardia anotó casi 150 goles en Primera División y fue un temible delantero de equipos como Saprissa, Alajuelense, San Carlos, Uruguay de Coronado y la misma Selección de Costa Rica (jugó la Olimpiada de Los Ángeles 1984), pero algunos sólo recuerdan su “carrera” de cinco minutos como portero.

Ese último día de mayo, en la fecha 7 de la hexagonal final del torneo nacional de la Primera División, la Liga Deportiva Alajuelense llegó al estadio Rafael Ángel Camacho con el cartel de favorito para derrotar a Turrialba y enrumbar su camino al título.

Sin embargo, desde el arranque, el juego estuvo parejo y repleto de incidencias. En el primer cuarto de hora, el mismo Óscar Ramírez abrió la cuenta para los visitantes al minuto 15, al aprovechar un balón suelto en un tiro de esquina.

Poco después, el árbitro Ramón Luis Méndez señaló como penal para los manudos una supuesta mano de Claudio Franco Benavides dentro del área, pero el portero local Miguel Segura evitó el 2-0, al atrapar el cobro de Mauricio Montero.

Al minuto 49, el recién ingresado Christian Moya anotó el empate 1-1 y el partido ganó emociones, hasta que el silbatero decretó las expulsiones del rojinegro Alfonso Durán, al 80′ (con sólo dos minutos sobre el terreno de juego) y de Moya, al 82′.

A la polémica por las tarjetas rojas, se sumó, tres minutos más tarde, la acción que dio origen a esta historia. En el minuto 85, Luis Quirós ingresó al área local persiguiendo un balón suelto, el portero Miguel Segura se tiró a los pies de ariete manudo para intentar quedarse con la pelota, pero acabó derribándolo.

Guillermo Guardia (12) se apresta a rechazar el disparo del manudo Óscar Ramírez (reproducción del diario “La República”).

El árbitro Ramón Luis Méndez no dudó en sancionar el penal y casi de inmediato expulsó a Segura que, reclamando fuera de sí, pateó el balón contra las graderías.

Sin cambios para sustituir al guardameta expulsado, los azucareros tuvieron que recurrir a un jugador de campo para que se pusiera bajo los tres tubos en los últimos minutos.

“El Pocho me dijo: ‘¿vas a defender el marco?’, y le contesté ‘sí’. Yo acostumbraba ponerme a atajar en los entrenamientos, para tener claro cómo reaccionaban los porteros en determinadas situaciones. Y qué lejos estaba de saber que eso me iba a servir”, confesó Guardia a la revista Triunfo, tras el partido.

Como minutos antes había fallado un penal, Mauricio Montero tomó la pelota y se la entregó a Óscar Ramírez para que se encargara del cobro. El “Machillo” se paró frente al manchón blanco con seguridad y soltó un derechazo fuerte, a media altura, a un costado del arco.

Guardia adivinó la trayectoria, se lanzó a la derecha, apretó los puños y rechazó el disparo hacia un costado.

“Una vez que Óscar puso la pelota, me le acerqué y le dije que ya le había agarrado muchos penales. Era mentira; sólo lo manifesté por cuestiones sicológicas… Me mentalicé: mido tres metros y cubro todo el marco. Ya me sentía más tranquilo y seguro”, contó el improvisado portero.

“En el último momento, Óscar me dio una pista sobre el lugar al que iba a disparar… Así que cuando pateó me tiré con el suficiente tiempo para desviar. Cuando vi lo que había hecho, me quise morir de felicidad“, agregó.

El resultado, sin embargo, no cambió mucho la situación de ambos equipos en la hexagonal final de aquel torneo. Alajuelense continuó en el primer lugar (incluso se coronaría campeón tras vencer a Saprissa en la final) y Turrialba permanecería en el fondo de la tabla, junto a Carmelita, hasta la última jornada.

Gracias a su actuación en el partido ante Alajuelense, Guillermo Guardia fue portada de la edición Nº 474 de la desaparecida revista deportiva “Triunfo”, el 7 de junio de 1992 (reproducción de la revista “Triunfo”).

Partido del recuerdo

Turriabla 1
Alajuelense 1

Fecha y hora: Domingo 31 de mayo de 1992; 11 a. m.
Estadio: Rafael Ángel Camacho, de Turrialba, Cartago.
Motivo: Juego de la fecha 7 de la hexagonal final, por el Campeonato Nacional de la Primera División 1991-1992.

Alineaciones:
Turrialba FC: Miguel Segura; Miguel Vargas, Claudio Franco Benavides, Fabrizio Arias, Alexander Mora; Daniel Casas, Roberto Aguilar, Alexandre Borges Guimaraes (Christian Moya, a los 46′), Luis Jiménez (Henry Rodríguez, a los 71′), Guillermo Guardia y Michael Myers. Director técnico: Julio César Pocho Cortés (uruguayo).

Liga Deportiva Alajuelense: Paul Mayorga; Javier Delgado, Fernando Sosa, Ricardo Chacón, Mauricio Montero, Austin Berry (Luis Quirós, a los 60′), Óscar Macho Ramírez, Juan Carlos Arguedas, Pavel Karoch y Víctor Badilla (Alfonso Durán, a los 78′). Director técnico: Jan Postulka (checoslovaco).

Árbitro: Ramón Luis Méndez. Líneas: Carlos Arrieta y Freddy Naranjo. Expulsados: Alfonso Durán (Alajuelense ), Christian Moya y Miguel Segura (Turrialba).

Goles: 0-1 (15′): Óscar Ramírez (Alajuelense). 1-1 (49′): Christian Moya (Turrialba FC).
Incidencias: Alajuelense falló dos penales durante el juego. Primero, Miguel Segura le detuvo un penal a Mauricio Montero y luego, Guillermo Guardia desvió el cobro de Óscar Ramírez.

En la primera parte del partido, el portero turrialbeño Miguel Segura le detuvo un penal a Mauricio Montero. (Reproducción del diario “La República”).

Artículo anteriorLa ‘Sele’ que hace 35 años fue pionera en Mundiales de la FIFA
Artículo siguienteEl día que Claudio Ciccia anotó su histórico gol 41
Tiene 41 años de ejercer el periodismo deportivo. Estudió en la Universidad de Costa Rica, graduado en 1989. Laboró en Radio Monumental, Deportes Repretel y la oficina de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA. Estuvo ligado por tres décadas al Grupo Nación, en la revista deportiva “Triunfo” y los periódicos “Al Día” y “La Nación”. Ha colaborado para medios especializados de la FIFA y en Centroamérica, Caribe, México, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Brasil, España e Italia. Obtuvo el Premio Nacional “Pío Víquez” de Periodismo en el 2007 y dos veces el Premio “Jorge Vargas Gené-Óscar Cordero Rojas". Su especialidad son temas de historia y estadística del deporte nacional e internacional. Desde 1995 escribe la columna “Buzón de Rodrigo” y desde 1989 es corresponsal del semanario deportivo “France Football” de Francia. Integra la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Futbol en Alemania y a partir del 2007 es miembro del jurado mundial del “Balón de Oro”, de la revista “France Football". Escritor de múltiples obras deportivas, como la colección "Aventura Tricolor: Mundial de Italia 1990, "Tiempos de Selección" (1997), "La Copa Mundial de Fútbol (1998), "100 años de Deportes" (1999), "Huellas del Fútbol Tico" (2009), "Legionarios" (2012), "CSH-100: ¡El equipo que nació Grande! 1921-2021" (2021) y "Crónica del Centenario 1921-2021" (2021).